I made this widget at MyFlashFetish.com.

martes, 26 de abril de 2011

MI OPINIÓN SOBRE LAS ELECCIONES PRESIDENCIALES EN EL PERÚ




Por Ingº Mario A Olcese (Apologista)

A la fecha, el candidato Ollanta Humala lidera las encuestas por 6 puntos porcentuales de diferencia (42%), alcanzando Keiko Fujimori el 36%. No obstante, nada está aún dicho, pues todavía falta mucho pan que rebanar, y un 20% del electorado aún no ha decidido su voto.

El candidato Humala llega a la segunda vuelta con 5% más de votos que en el 2006 (26%), lo cual nos indica que aún no logra convencer a la mitad más uno de los electores peruanos, dado que sus propuestas siguen generando suspicacias y gran desconfianza en el 69% de la población, pues éstos no desean regresar al modelo velasquista que tanto atraso le trajo al Perú entre los años 1968-1975, o al de Chávez, en Venezuela.

El problema con Humala es que su programa de gobierno dice una cosa, y lo que él dice en público es otra cosa muy distinta. Además, algunos de sus colaboradores son de la extrema izquierda, vinculados con Patria Roja, y otros partidos izquierdistas con fuerte animadversión a la libre empresa y a la inversión extranjera. En el caso de Fujimori, ella arrastra con el pasado de su padre, quien según muchos, fue un dictador y un asesino. Sin embargo, también la población recuerda sus obras positivas, como el haber terminado con Sendero Luminoso, estabilizado la economía, y haber firmado la paz con el Ecuador, después de muchas décadas de resentimientos y desconfianza mutuas entre los dos países. También lo recuerdan por sus obras sociales a favor de los pobres, creando comedores populares, escuelas, hospitales, y carreteras; razón por la cual Keiko Fujimori llega a la segunda vuelta con un sólido 23% que la apoya incondicionalmente, porcentaje importante que carecía Alan García cuando entró a la segunda vuelta con Humala en el 2006. Sin embargo, García venció a Humala a pesar de no tener éste la simpatía del pueblo, y esto porque Humala generaba una mayor desconfianza entre la población por sus propuestas radicales de extrema izquierda. Hoy parece que Humala ha aprendido la lección, y se presenta estratégicamente como nacionalista moderado o con algo de piel de cordero. Además de esto, el gobierno de Venezuela prudentemente no dice ni pío de su candidato para no perjudicarlo, como sí ocurrió cuando Chávez criticó frontalmente a García cuando competía con el nacionalista Humala en la segunda vuelta en el 2006.

Desafortunadamente, los jóvenes que apoyan a Humala no se vieron perjudicados con el gobierno del tristemente célebre General Juan Velasco Alvarado, un general izquierdista que implantó la reforma agraria, trayendo más pobreza a los campesinos, y menos competitividad en el Agro. Muchos ingenios azucareros bajaron su producción y también las haciendas dejaron de producir excelentes frutas que eran exportadas y generaban buenas divisas para el país. Además de eso, expropió y nacionalizó algunas empresas estratégicas que no trajeron más prosperidad al pais. Además la deuda externa aumentó significativamente, especialmente por la compra de armamento a la antigua Unión Sovieta, y para sanear empresas que expropió en su mejor momento de producción en manos de particulares. Y finalmente, se produjeron largas y frecuentes colas para obtener un poco de azúcar, arroz, o leche enlatada. Su dictadura duró 7 años, y terminó depuesto por el General Francisco Morales Bermúdez en 1975, sin que el pueblo se levantara en protesta para que fuera restituido en su cargo.

El Perú ha sido uno de los pocos países en América Latina en haber crecido sostenidamente 9% durante más de una década, y sería injusto no reconocer la labor de presidentes como Fujimori, Toledo y ahora, Alan García. El BCR tiene más de 42 mil millones en reservas internacionales, suma jamás acumulada en el país, y que le da estabilidad y prosperidad, aunque es verdad que aún no se está distribuyendo equitativamente para todos. Sin embargo, también es cierto que se ha reducido significativamente la pobreza extrema en el país, y el que menos cuenta con su televisor, cocina, lavadora, y hasta su computadora. Casi cada peruano tiene ahora su celular, hasta la persona más humilde, y muchos barrios marginales se ven más ordenados, con pistas, luz, caminos y servicios básicos que antes carecían. Desconocer esto a estos tres últimos gobiernos sería una mezquindad. Aun los turistas que vienen al Perú ven un país cambiado, con grandes y modernos edificios, y autos nuevos de afamadas marcas circulando por todo el país. Los rostros de la gente son más alegres, y la gente está gastando más, razón por la cual se construyen más molls o centros comerciales tanto dentro y fuera de la capital. Realmente es sorprendente el cambio en el Perú, con el libre mercado, la inversión extranjera que va en aumento, pero que podría verse afectada con un gobierno que no inspire confianza al inversor nacional o extranjero por sus “planes nacionalistas” donde se podrían coartar las libertades constitucionales.

Que Dios ilumine a los perucholanos a escoger al candidato que tenga las mejores propuestas.

Mi lista de blogs

Mi lista de blogs