I made this widget at MyFlashFetish.com.

viernes, 22 de enero de 2010

EL EVANGELIO SEGÚN LA DEFINICIÓN DEL DICCIONARIO “OXFORD” (1971-79)


Por Anthony F. Buzzard

“Evangelio”"1. La buena nueva del Reino de Dios anunciado por Jesucristo al mundo. El cuerpo de doctrina religiosa enseñada por Jesucristo y sus Apóstoles. La religión cristiana, la revelación cristiana.

2. Identificados por los protestantes con su propio sistema de creencias en oposición al sistema perverso de la creencia imputada por ellos a sus adversarios, también se aplica por los puritanos y los evangélicos como la moderna doctrina de la salvación sólo a través de la confianza en el mérito del sacrificio de Cristo”.

La primera definición representa el claro lenguaje de Jesús según Mateo, Marcos y Lucas. La segunda definición es una reducción drástica del Evangelio a sólo uno de sus componentes, la muerte de Jesús. El fundamento del Evangelio, así como su ámbito de aplicación, está definido por Jesús como “el evangelio del reino de Dios” (Lucas 4:43). Jesús se presenta para la propagación de este Evangelio como la razón de toda su misión salvadora: “Estoy bajo presión divina de predicar el Evangelio acerca del Reino de Dios… Esa es la razón por la cual fui comisionado” (Lucas 4:43). Hay 13 capítulos de Mateo (3-15), 7 capítulos de Marcos (1-7), 5 capítulos de Lucas (4-8), sumando un total de 25 capítulos, que registran la predicación del Evangelio tal como Jesús lo ha realizado, en el que hay no hay ni una sola mención de su muerte de sacrificio o su resurrección al tercer día. Jesús “predicó el Evangelio” y envió a predicar a otros lo mismo, sin la inclusión de los datos sobre su muerte y resurrección (que se añadieron más tarde). Esto debe demostrarnos que el Evangelio cristiano de la salvación no es un mensaje acerca de confiar únicamente en el mérito del sacrificio de Cristo. Hay un elemento más fundamental del Evangelio, y es llamado por Jesús (y los escritores de los Evangelios) “el Evangelio acerca del Reino de Dios.” Jesús inauguró su ministerio mandando a creer en el Evangelio del Reino como la base de la fe salvadora (Marcos 1:14, 15). En la parábola del sembrador, él hace del arrepentimiento y la fe en el Evangelio del Reino el requisito esencial para el verdadero discipulado: “Cuando alguno oye la palabra [Evangelio] acerca del reino [Mat. 13:19] viene el diablo y arrebata la palabra que se ha sembrado en su corazón, para que no lo pueda creer y ser salvo”(Lucas 8:12; ver Marcos 4:11, 12). El vínculo entre la creencia del evangelio del Reino y la salvación es inconfundible. Esto es simplemente una confirmación de la base de la fe salvadora enseñada desde el principio por Jesús cuando ordena: “El Reino de Dios está cerca: arrepentíos y creed en el Evangelio [del Reino]” (Marcos 1:14, 15). “Cree el Evangelio del Reino” es el primer y más fundamental mandamiento de Jesús (junto con su insistencia en la creencia en el Dios único de su herencia judía – Marcos 12:29 y sig.).

Incluso cuando Jesús presentó a sus discípulos— los cuales ya habían estado predicando el Evangelio (el reino)— los hechos acerca de su muerte en sacrificio por los pecados y su resurrección, ellos no entendieron esos hechos. Tan tarde como en Lucas 18:31-34, cuando Jesús hizo una tercera declaración de su inminente muerte y resurrección, los apóstoles no entendían lo que eso significaba. Los hechos nos muestran que no hay menos de 17 capítulos de Mateo (3-19), 9 capítulos de Marcos (1-9), 14 capítulos de Lucas (4-17) – Un total de 40 capítulos – que reportan la predicación del evangelio del reino de Jesús y sus discípulos, en los cuales no hay un primer anuncio dela muerte de Jesús y su resurrección; y más tarde, cuando es anunciada su muerte, persiste una total incomprensión de su significado. Estos datos deben demostrar a la persona de de mente abierta que la definición del Evangelio como “la confianza en la muerte meritoria de Jesús” (definición del punto 2, arriba) es insuficiente como reflejo del evangelio de la Biblia. Los hechos demandan una definición bíblica del Evangelio que contenga como elemento más fundamental y permanente: “Las buenas noticias acerca del Reino de Dios”, y en segundo lugar los hechos asociados con la muerte y resurrección de Jesús. Las definiciones dadas anteriormente, por lo tanto, describen perfectamente la definición bíblica del Evangelio prístino. La primera (1, arriba) describe exactamente los hechos de los Evangelios: El evangelio exige una comprensión y fe inteligente en la Buena Noticia (Evangelio) acerca del Reino de Dios (incluyendo la información acerca de la muerte salvífica de Jesús y la resurrección). La segunda definición (2, arriba) es ciertamente una versión reducida del Evangelio presentado por los evangélicos: Su Evangelio ha sido reducido sólo a la cuestión de la muerte y resurrección de Jesús, sin la inclusión de todo el contenido del Evangelio que menciona el reino. Dado que el Evangelio es sinónimo de la fe cristiana, y con el cristianismo mismo, cualquier pérdida del contenido del Evangelio implica un ataque a Jesús y su obra de salvación. La pérdida del Reino de Dios como el primer elemento en el Evangelio que Jesús predicó es un asunto que debe llamarnos la atención urgentemente, a todos los que amamos la Biblia de verdad.

La ausencia del componente principal del Reino de Dios en el Evangelio predicado en la actualidad queda demostrada por la ausencia total de la frase “Evangelio del reino” en la predicación evangélica y en los escritos actuales de las iglesias”.

Otras frases ambiguas o poco precisas han sido sustituidas, como “el Evangelio de Cristo” (¿Es este “el Evangelio de Cristo” o “el Evangelio que Jesús predicó?),” El Evangelio de la gracia de Dios”, y así sucesivamente. Estas otras frases son en realidad títulos bíblicos alternativos para el Evangelio, y en un contexto en el que el público ya sabía que el Evangelio era acerca el Reino de Dios, ellas pierden su ambigüedad. Sin embargo, puesto que el Evangelio del Reino ha estado tanto tiempo fuera de circulación, las frases alternativas se vuelven confusas, ya que tienden a confundir a la audiencia en la creencia errónea de que el Evangelio es la muerte y resurrección de Jesús solamente. Si alguien sostiene de que Pablo redujo el Evangelio a los hechos sobre la muerte y resurrección de Jesús solamente, nuestra respuesta sería la siguiente: 1) Si Pablo realmente no predicó el Evangelio del Reino, entonces él estaba violando la Gran Comisión por la cual Jesús había encargado la predicación a todas las naciones de las enseñanzas exactas que él mismo había dado (Mt. 28:19, 20). 2) De acuerdo a la información cuidadosa de Lucas, Pablo de hecho siempre predicó “el evangelio del reino de Dios” (Hechos 19:8, 20:25, 28:23, 31), y por tanto, no limitó su Evangelio solamente a los hechos sobre la muerte y resurrección de Jesús. 3) Pablo en 1 Corintios 15:1-3 declara que la muerte y resurrección de Jesús fue “entre los asuntos de primera importancia” en el Evangelio. Él no dijo que constituían todo el Evangelio. En el mismo capítulo se asume que el público entiende el término Reino de Dios, y él utiliza el término característico como el Reino que no puede ser heredado por una persona humana en su constitución actual (“carne y sangre”), pero se puede entrar/heredar sólo en la futura resurrección, cuando Jesús vuelva a establecer el Reino de Dios en la tierra (1 Cor. 15:50-52). 4) Pablo identifica el Evangelio como la tradición que había recibido de otros (1 Cor.15:3) y como “la palabra de fe que predicamos” (Romanos 10:8). Es un Evangelio sostenido en común por los apóstoles y evangelistas. Como confirmación de este Evangelio, encontramos en Hechos 8:12 que Felipe instó a la creencia en el “Evangelio del reino de Dios y el nombre de Jesucristo.” Justo al final de su carrera, que él resumió en Mileto como “la proclamación del Evangelio del Reino” (Hechos 20:25), Pablo predicó tenazmente el mismo Evangelio del Reino modelado por la evangelización de Jesús: Convertirse en cristiano significa ser “persuadido por el Reino de Dios y Jesús” (Hechos 28 : 23, 24, CP. Hechos 8:12). Y Pablo es visto por última vez en Hechos llevando a cabo un ministerio de larga duración en Roma como evangelista de la causa del Reino de Dios, el corazón del Evangelio que Jesús había predicado (Hechos 28:30, 31). Tan agudo es Lucas para demostrar que Pablo siguió perfectamente al maestro en su declaración pública del Evangelio, que él informa la actividad característica de Pablo de la siguiente manera: “Y Pablo recibía a todos los que acudían a él, proclamando el Evangelio del Reino de Dios y enseñando acerca del Señor Jesús Mesías, con toda apertura, y sin trabas” (Hechos 28:30, 31). De Jesús, Lucas refiere: “Jesús recibió a la multitud y comenzó a hablar con ellos sobre el Reino de Dios” (Lucas 9:11). Lucas tuvo el privilegio único de escribir más del Nuevo Testamento que cualquier otro escritor, y sólo él informa de los progresos de la fe cristiana, tanto antes como después de la cruz. Lucas documenta el trabajo del Jesús histórico, como predicador del Evangelio acerca del Reino e informa que el Jesús resucitado continuó proclamando el mismo Evangelio del Reino a sus discípulos por espacio de 40 días más hasta volver al cielo (Hechos 1:3).

……………..

www.restorationfellowship.org
www.elevangeliodelreino.org
www.yeshuahamashiaj.org

EL REINO DE DIOS COMO CONTRASEÑA PARA LA SALVACIÓN


Por Anthony Buzzard

La pregunta más importante de todos los hombres– “¿Cómo puedo ser salvo?”– recibe una respuesta distinta a la tradicional en la enseñanza de Jesús.

Jesús estaba en una misión para salvar al mundo. Pero ¿cuáles son las condiciones para la entrada en el reino de la salvación? El público ha sido atrapado en una manera falsa de pensar cuando se dice que la clave para la salvación es “Creer que eres es un pecador, creer que Jesús murió por tus pecados, y confíar en Jesús para el perdón.” Basados en unos versos tomados del libro a los Romanos, este método puede parecer plausible. El problema es que se ignoran las palabras de Jesús acerca de cómo ser salvo. La lección número uno en el proceso de salvación es escuchar primero a Jesús. En Marcos 4:11,12 Jesús reveló el secreto: “A vosotros os es dado saber el misterio del reino de Dios; mas a los que están fuera, por parábolas todas las cosas; para que viendo, vean y no perciban; y oyendo, oigan y no entiendan; para que no se conviertan, y les sean perdonados los pecados”.

Mateo registra la misma enseñanza: “viene Satanás y se lleva la palabra que se ha sembrado en ellos por temor a que ellos puedan creer y ser salvos.” El conocimiento de los secretos del Reino de Dios es el pasaporte a la salvación. El perdón, según Jesús, está condicionado a la comprensión del “secreto del Reino de Dios”. “Para ustedes [los discípulos], el secreto del Reino de Dios ha sido dado”, pero no a los que están fuera del círculo cristiano: “De lo contrario, podrían volverse a Dios y ser perdonados “(Marcos 4:12, ORC). La predicación cristiana en el Nuevo Testamento, por tanto, presenta constantemente ante el público en general, no sólo los hechos sobre la muerte y resurrección de Jesús, sino también el indispensable Evangelio que nos habla del Reino de Dios. La recepción del Evangelio del Reino, el corazón del programa salvífico de Jesús, es la condición de salvación, según Jesús. Sin esta información, la “contraseña” que nos lleva de la muerte a la vida, no hay vuelta a Dios y, por consiguiente, no hay perdón (Marcos 4:11, 12). Jesús hizo fundamental este punto constantemente: “El que oye mi palabra, y cree al que me envió, tiene la vida del siglo venidero, y no vendrá a condenación, mas ha pasado de muerte a la vida” (Juan 5:24) .

Fuente:

www.restorationfellowship.org

Otros sitios:

LA VERDAD SOBRE LA TRINIDAD


La formación del dogma de la Trinidad, creado por ‘la Iglesia’, no se completó sino hasta que el Concilio de Nicea, en Turquía, en el año 325 de nuestra era, ideó el Credo de Nicea, el cual procuraba unir tanto los conceptos paganos como cristianos acerca de Dios y los dioses. El Credo de Nicea reemplazó al Credo original de los Apóstoles, el cual era un documento sencillo y verdadero.
UN DIOS… NO TRES
Muchas personas de diferentes naciones han adorado a una multiplicidad de dioses. Muchos de estos dioses consistían en una trinidad, mientras que el Padre le dijo a Moisés que instruyera a los hijos de Israel. “OYE, ISRAEL: JEHOVA NUESTRO DIOS [Elohim], JEHOVA UNO ES” (Deuteronomio 6:4). Jesús seleccionó esta instrucción como “el primer mandamiento de todos es” (Marcos 12:29).
La palabra “trinidad” no se halla en ningún pasaje de la Biblia y tampoco se puede hallar en ninguna literatura cristiana escrita antes del fin del segundo siglo. La Biblia no presenta al Padre como tres, sino como UNO, y positivamente presente a Jesús como el HIJO DE DIOS al menos 91 veces, pero NI UNA SOLA VEZ lo presenta como “Dios el Hijo”. En su bautismo, Dios se refirió a Jesús como su amado Hijo, lo cual, por supuesto, no podría haber sido si hubiese sido Dios, verdadero Dios. Pablo al escribir a Timoteo habla claramente de “un solo Dios, y un solo mediador entre Dios y los hombres, JESUCRISTO HOMBRE” (1 Timoteo 2:5). Obviamente, Jesús no podía ser un mediador SI en verdad él era el Dios ante el cual se suponía que iba a mediar.
EL ESPIRITTU SANTO
La Biblia presenta al ESPIRITU SANTO como el poder del Padre, por medio del cual él obra y actúa en los asuntos humanos. CIERTAMENTE NO ES UNA PERSONA. Con respecto a la “promesa” de que se daría el Espíritu Santo a los discípulos, Lucas, quien habló acerca de ello, dijo que serían “investidos de poder desde lo alto” (Lucas 24:49). El ángel Gabriel dirigiéndose a María, dice que el Espíritu Santo vendría sobre ella, del cual dice claramente que es el “poder del Altísimo” (Lucas 1:35).
DOGMA, NO DOCTRINA
El dogma de la Trinidad es una invención del género humano, y la ENCICLOPEDIA BRITANICA escribió una vez lo siguiente sobre el tema: “Las proposiciones que constituyen a la Trinidad no se tomaron directamente del Nuevo Testamento y no podría expresarse con términos del Nuevo testamento [...]; FUERON PRODUCTOS DE LA RAZON, ESPECULANDO sobre una revelación de fe [...]; se formaron sólo durante siglos de esfuerzos, elaborados únicamente con la ayuda de conceptos formulados en los términos de LA METAFISICA GRIEGA Y ROMANA”.
LA “IGLESIA” NIEGAQUE JESUS FUERA DIOS
Como fue la Iglesia de Roma la que en verdad “inventó” a la Trinidad, entonces es adecuado leer lo que dicen sus catecismos sobre el tema, y el Catecismo Católico para las Escuelas Australianas, del 1 de septiembre de 1963, libro 2, página 63, dice esto: “DIOS NO DIJO A SU PUEBLO EL MISTERIO DE LA BENDITA TRINIDAD, NI DIJO CLARAMENTE QUE EL MESIAS SERIA DIOS MISMO”. De este modo, leemos con sobrecogedora claridad la asombrosa revelación de que la Iglesia Católica Romana concuerda con la Enciclopedia Británica [...]. El dogma total de la Trinidad NO ESTA EN LA BIBLIA; fue compuesto por el pensamiento y razonamiento humanos, y como tal NO ES BIBLICA, y NO ES UNA DOCTRINA NECESARIA PARA LA SALVACION, como la Iglesia insiste en forma tan vocinglera.
JESUS PUDO HABERPECADO… DIOS NO PUEDE PECAR
En el mismo Catecismo, página 65, leemos: “PORQUE ÉL [Jesús] ES ABSOLUTAMENTE SANTO, POSIBLEMENTE NO PUDO PECAR… CUANDO EL HIJO LLEGÓ A SER HOMBRE, NO CESÓ DE SER DIOS”. Afirmar que Jesús POSIBLEMENTE NO PUDO PECAR, lo saca de los ámbitos de la debilidad y fragilidad humana y lo presenta como DIOS, que es lo que los Credos procuran hacer. Sin embargo, en Apocalipsis 3:21, se nos dice concluyentemente: “AL QUE VENCIERE, LE DARE QUE SE SIENTE CONMIGO EN MI TRONO, ASI COMO YO HE VENCIDO, Y ME HE SENTADO CON MI PADRE EN SU TRONO”.
Es obvio que, como Jesús usó la expresión HE VENCIDO, él fue acosado por las mismas pruebas y tentaciones que cada hombre y mujer experimenta, y pudo haber pecado si no hubiese VENCIDO al pecado, es decir, resistió todo pecado y tentaciones. Para añadir a esto, acudimos a Lucas 22:28, donde leemos que Jesús dijo a los discípulos: “VOSOTROS SOIS LOS QUE HABEIS PERMANECIDO CONMIGO EN MIS PRUEBAS”.
Jesús pudo haber pecado, PERO NO LO HIZO. Santiago, el hermano de nuestro Señor declara categóricamente que “DIOS NO PUEDE SER TENTADO” (Santiago 1:13). Esto prueba que JESUS NO FUE NI ES DIOS.
Por lo tanto, podemos estar seguros de que el dogma de la Trinidad es falso, como lo son las afirmaciones de los Credos posteriores.

jueves, 21 de enero de 2010

JAIMITO NERD REFUTA UN ARGUMENTO DE UN INQUISIDOR TRINOTERCO Y ÉSTE SE QUEDA ABSORTO


Estimado Jaimito Nerd, tengo unos versículos para mostrarte que a mi entender prueban que Dios es una Trinidad (Dios en 3 Personas distintas) y quisiera darte mi opinión a ver qué me respondes: Los versos son de Génesis 18:1-9, que dicen: “Apareciósele Yahveh en la encina de Mambré estando él sentado a la puerta de su tienda en lo más caluroso del día. Levantó los ojos y he aquí que había tres individuos parados a sur vera. Como los vio acudió desde la puerta de la tienda a recibirlos, y se postró en tierra, y dijo: «Señor mío, si te he caído en gracia, ea, no pases de largo cerca de tu servidor. Ea, que traigan un poco de agua y lavaos los pies y recostaos bajo este árbol, que yo iré a traer un bocado de pan, y repondréis fuerzas. Luego pasaréis adelante, que para eso habéis acertado a pasar a la vera de este servidor vuestro.” Dijeron ellos: «Hazlo como has dicho.” Abraham se dirigió presuroso a la tienda, a donde Sara, y le dijo: «Apresta tres arrobas de harina de sémola, amasa y haz unas tortas.” Abraham, por su parte, acudió a la vacada y apartó un becerro tierno y hermoso, y se lo entregó al mozo, el cual se apresuró a aderezarlo. Luego tomó cuajada y leche, junto con el becerro que había aderezado, y se lo presentó, manteniéndose en pie delante de ellos bajo el árbol. Así que hubieron comido dijéronle: «¿Dónde está tu mujer Sara?” – «Ahí, en la tienda”, contestó. Dijo entonces aquél: «Volveré sin falta a ti pasado el tiempo de un embarazo, y para entonces tu mujer Sara tendrá un hijo.” Sara lo estaba oyendo a la entrada de la tienda, a sus espaldas. Abraham y Sara eran viejos, entrados en años, y a Sara se le había retirado la regla de las mujeres. Así que Sara rió para sus adentros y dijo: «Ahora que estoy pasada, ¿sentiré el placer, y además con mi marido viejo?”. Dijo Yahveh a Abraham. «¿Cómo así se ha reído Sara, diciendo: «¡Seguro que voy a parir ahora de vieja!”? ¿Es que hay nada milagroso para Yahveh? En el plazo fijado volveré, al término de un embarazo, y Sara tendrá un hijo.” Sara negó: «No me he reído”, y es que tuvo miedo. Pero aquél dijo: «No digas eso, que sí te has reído.” Levantáronse de allí aquellos hombres y tomaron hacia Sodoma, y Abraham les acompañaba de despedida. Dijo entonces Yahveh: «¿Por ventura voy a ocultarle a Abraham lo que hago, siendo así que Abraham ha de ser un pueblo grande y poderoso, y se bendecirán por él los pueblos todos de la tierra? Porque yo le conozco y sé que mandará a sus hijos y a su descendencia que guarden el camino de Yahveh, practicando la justicia y el derecho, de modo que pueda concederle Yahveh a Abraham lo que le tiene apalabrado.”Genesis 18:1-19

Estos tres varones que aparecen aquí son, a mi juicio, una prueba más de cómo la Trinidad es prefigurada en el AT. Al principio se hablaba de tres visitantes; después se dice de ellos que preguntaron por Sara (v.9), y, por fin, uno de ellos toma la palabra y es identificado expresamente con Yahvé. Tres visitantes y uno se identifica como Yahvé, es una prueba muy poderosa de la Santísima Trinidad ya reflejado este concepto en el AT. Si observamos atentamente este texto podemos ver como al principio en los primeros versículos 2 al 9 se nos habla de 3 individuos, en el 9 concretamente se nos dice que los 3 preguntaron por Sara pero luego se nos dice en el 13 que estos individuos se identifican con Yahvé. Lo mismo se ve en el versículo 16 nos habla de “hombres” los 3 del principio y el en versículo siguiente se nos dice que Yahvé hablo a Abraham.

Es más un dato curioso es que en todo el pasaje vemos como los 3 nunca se contradicen siempre tienen la misma voluntad, en el versículo 9 vemos los 3 preguntan lo mismo, eso nos da muestras de la unidad existente entre ellos a pesar de ser 3 personas diferentes que responden al nombre de Yahvé.

Respuesta de Jaimito Nerd

Estimado inquisidor “Trinoterco”:

En primer lugar, ¿quién le ha dicho a usted que estas tres personas o varones que se aparecieron a Abraham son el Padre, el Hijo, y el Espíritu Santo? El hecho de que sean TRES y uno se presente como Yahweh, no significa que éste sea el mismo Yahweh, ya que si así fuera, haría de San Juan un mentiroso o una persona que se equivocó cuando dijo que NADIE ha visto a Dios (1 Juan 4:12). Así que, como no creo que Juan se equivocara, sino usted, ese varón que se presentó como Yahweh simplemente vino en el nombre de Dios, como si fuera Dios mismo, el mismo Yahweh Todopoderoso. Es algo parecido con Moisés, quien Dios lo constituyó Dios ante Faraón (Exodo 7:1). Pero nadie pensaría que Moisés era en realidad Yahweh mismo encarnado.

En Segundo lugar, si otro de los varones que se presentó ante Abraham fue el Dios Hijo encarnado, entonces tendríamos que Jesús se encarnó antes de su encarnación en María, lo que haría dos encarnaciones, lo cual me parece que convertiría el texto de Juan 1:1-18 en menos significativo de lo que es. Y recordemos que Jesús sólo habló a los hombres cuando vino como hombre hace dos milenios y no antes, según lo leemos en Hebreos 1:1,2. Por tanto, ninguno de esos varones que conversaron con Abraham era el Hijo.

En Tercer lugar, resultaría extraño que el Espíritu Santo, que según los estudios de mi instructor, el Apologista Sociniano, NO TIENE GÉNERO ALGUNO (pues es neutro), pueda encarnarse en un humano y tomar el género masculino (varón).

¿Entonces por qué son tres varones? En primer lugar, creo que efectivamente son tres personas, pero angélicas, y que trajeron un mensaje del cielo como varones en el nombre de Dios para anunciarles una buena noticia a Abraham y Sara. En Segundo lugar, son TRES individuos simplemente porque el testimonio de dos o TRES garantiza o da peso a lo declarado (2 Cor. 13:1; Mateo 18:16).

Creo que elucubrar una posible Trinidad en algunos pasajes bíblicos no sólo puede resultar quimérico, sino también muy nocivo para el fundamento de la fe prístina monoteísta.

Réplica del inquisidor «Trinoterco«:

¡Caracoles, metí la pata!… No me había puesto a pensar en lo que me dices, Jaimito. Mejor me meto a mi cuarto a investigar mejor la Trinidad para no hablar incoherencias… Gracias.

www.apologista.wordpress.com
www.elevangeliodelreino.org
www.yeshuahamashiaj.org
www.retornoalaparaiso.blogspot.com

martes, 19 de enero de 2010

MILLONES SE PREGUNTAN: “¿CÓMO ENTRO AL CIELO”? ¿PERO ACASO NO DEBERÍAN PREGUNTARSE, MÁS BIEN: “CÓMO ENTRO AL REINO DE DIOS”?


Jaimito, Papalindo me llevará al cielo…¡No, Lulú, eso es falso…es a su reino!

Millones de cristianos anhelan, sin base bíblica, poder entrar en el cielo para estar con Dios, con Cristo y todos los santos. ¿Pero existe siquiera un solo pasaje en las Santas Escrituras que nos prometa que entraremos al tercer cielo después de esta vida? ¡Dejemos que la Biblia responda esta importante pregunta milenaria!

“Y si tu ojo te fuere ocasión de caer, sácalo: mejor te es ENTRAR AL REINO de Dios con un ojo, que teniendo dos ojos ser echado á la Gehenna” (Marcos 9:47).

“De cierto os digo, que el que no recibiere el reino de Dios como un niño, no ENTRARÁ en él (REINO)” (Marcos 10:15).

“Entonces Jesús, mirando alrededor, dice á sus discípulos: ¡Cuán difícilmente ENTRARÁN EN EL REINO DE DIOS los que tienen riquezas! (Marcos 10:23).

“Y los discípulos se espantaron de sus palabras; mas Jesús respondiendo, les volvió á decir: ¡Hijos, cuán difícil es ENTRAR EN EL REINO DE DIOS, los que confían en las riquezas!” (Marcos 10:24).

“Más fácil es pasar un camello por el ojo de una aguja, que el rico ENTRAR EN EL REINO DE DIOS” (Marcos 10:25).

“La ley y los profetas hasta Juan: desde entonces el REINO DE DIOS es anunciado, y quienquiera se esfuerza A ENTRAR EN ÉL (REINO)” (Lucas 16:16).

“De cierto os digo, que cualquiera que no recibiere el REINO DE DIOS como un niño, NO ENTRARÁ EN ÉL (REINO)” (Lucas 18:17).

“Y viendo Jesús que se había entristecido mucho, dijo: ¡Cuán dificultosamente ENTRARÁN EN EL REINO DE DIOS los que tienen riquezas!” (Lucas 18:24)

“Porque más fácil cosa es entrar un camello por el ojo de una aguja, que un rico ENTRAR EN EL REINO DE DIOS” (Lucas 18:25)

“Respondió Jesús: De cierto, de cierto te digo, que el que no naciere de agua y del Espíritu, no puede ENTRAR EN EL REINO DE DIOS” (Juan 3:5).

“Confirmando los ánimos de los discípulos, exhortándoles á que permaneciesen en la fe, y que es menester que por muchas tribulaciones ENTREMOS EN EL REINO DE DIOS” (Hechos 14:22).

“Porque de esta manera os será abundantemente administrada la ENTRADA EN EL REINO ETERNO de nuestro Señor y Salvador Jesucristo” (2 Pedro 1:11).

PREGUNTA FINAL:

Después de haber leído estos pasajes de las Escrituras, ¿seguirá usted preguntándose cómo entrará en el cielo? Espero que ya no… ¡salvo que usted siga confundiendo el cielo con el reino de Dios!

Más información sobre el Reino de Dios en:

www.elevangeliodelreino.org

lunes, 18 de enero de 2010

SACERDOTE POLACO GANA PREMIO POR PROBAR LA EXISTENCIA DE DIOS


El sacerdote polaco Michael Heller, de 73 años, obtuvo el Templeton Prize por un trabajo que prueba, mediante el uso de herramientas matemáticas y cosmológicas, pruebas indirectas de la existencia de Dios. El premio es entregado por Templeton Prize (www.templetonprize.org), que otorga 1.600.000 dólares, premio jamás concedido a un individuo, pero fue otorgado a Heller el cual fue capaz de ofrecer pruebas de la existencia de Dios utilizando las matemáticas y la cosmología.

Heller, es profesor en Filosofía de la Universidad Pontificia de Cracovia, filósofo, físico, astrónomo y teólogo. Esta es la mayor contribución importante en el área de la religión que ofrece pruebas irrefutables de la existencia de Dios.

John Templeton Fundation, otorga el premio que pretende incentivar los avances en torno a las grandes cuestiones de la ciencia, la filosofía y la religión; sin embargo el premio ha recibido muchas críticas por vincular la religión y la ciencia, tema que gran parte del mundo científico considera imposible y desfasado.

Heller en su explicación matemática apoya su trabajo: “Dado que las leyes dinámicas se expresan en forma de ecuaciones, si nos preguntamos sobre la causa del Universo deberíamos preguntar sobre la causa de las leyes matemáticas. La raíz de todas las causas: el Gran Diseño de Dios”.

El análisis de Heller se basa en preguntas fundamentales como ¿Necesita el universo tener una causa? El sacerdote considera que se trata de un “esfuerzo colectivo de la mente humana para leer la mente de Dios desde las preguntas sobre las que nosotros y el mundo parecemos estar hechos”. Algunos consideran a Heller como el iniciador de la teología de la ciencia.

Fuente:
www.noticiacristiana.com

www.apologista.wordpress.com

¿EXISTIERON DAVID Y SALOMÓN?



(He tratado de traducir este artículo de la mejor manera posible, así que espero que me sepan perdonar por los errores, los cuales seguramente aparecerán durante su lectura— Apologista)

El debate acerca de si David y Salomón existieron o no ha sido uno de los “temas candentes” de la arqueología bíblica desde la década de 1990. La introducción de una variedad de nuevos datos ha puesto a descansar algunos aspectos del debate, pero se intensificó otros aspectos, y el debate en sí no muestra señales de llegar a su fin. La mayoría de los argumentos de varios académicos, en ambos lados del debate, se han publicado en revistas especializadas y rara vez han sido leídos por los estudiantes o el público en general. En aras de poner este debate frente a un público, el siguiente artículo es una adaptación de Arqueología Bíblica: una breve introducción muy por Eric H. Cline (© Oxford University Press, 2009), o visitar Amazon.com.

Notas al pie y referencias para una lectura más pertinente no se han incluido aquí, pero se pueden encontrar en el libro completo.Por Eric H. Cline

Presidente, Departamento de Lenguas y Literaturas Clásicas y Semitas The George Washington University. Octubre 2009

Los debates sobre David y Salomón han estado a la vanguardia de la arqueología bíblica durante mucho tiempo, pero sobre todo desde principios de 1990 cuando su existencia fue puesta en duda. El problema en este momento es que, aunque los fragmentos de la estela de Dan Tel- de las que fueron descubiertos en 1993 y 1994 ahora nos presentan la primera prueba textual extra bíblica conocida, y más temprana para la Casa de David (Beit David), hay pequeñas otras pruebas textuales o arqueológicas directas disponibles, para el uno o el otro rey en este momento. Así, el debate continúa hasta el presente, a pesar de- y en algunos casos a causa de- la introducción de una variedad de nuevos datos.

El primer fragmento de inscripción de la Estela de Tel Dan se encontró en 1993 en el sitio del mismo nombre, ubicado en el norte de Israel cerca de la frontera con el Líbano moderno y las cabeceras del río Jordán. El sitio ha sido excavado desde 1966 continuamente por los equipos dirigidos primero por Avraham Biran, y ahora por David Ilan de la Hebrew Union College, Instituto Judío de Religión en Jerusalén. La estela fue descubierta en el mismo momento en que el debate sobre si David y Salomón habían existido iba llegando a un crescendo inicial entre los eruditos. En un solo golpe, el hallazgo de esta inscripción resolvió la cuestión de si David fue un personaje histórico real, al menos en las mentes de la mayoría de los estudiosos.

Gila Cook, inspectora de la expedición, descubrió el primer fragmento de la estela. Ella había salido al sitio un día en la tarde y se dio cuenta que una de las piedras en una pared que había sido recientemente excavada había letras inscritas en él. Parece que la inscripción original que había sido inscrita y erigida en Tel Dan en alrededor de 842 aC, había sido después retirada y rota en fragmentos, algunos de los cuales finalmente fueron reutilizados en la pared. Fue sólo a causa de la ráfaga de luz del sol por la tarde, que podía ver las letras inscritas, que había sido ignorado por todos los anteriores miembros del equipo de excavación, incluidos los voluntarios que habían excavado en la pared de piedra que ahora forma parte. Otros dos fragmentos salieron a la luz el verano siguiente, en 1994, y los tres fragmentos forman ahora lo que queda de la Estela de Tel Dan. Es posible que más fragmentos se encuentren en el futuro.

Como está reconstruido actualmente, la inscripción describe la derrota, tanto de Joram, el rey de Israel, como de Ahaziyahu, el rey de Judá, por un rey de Aram-Damasco en el noveno siglo BCE. Esto lee en parte:

Ahora el rey de Israel entró antes en la tierra en la tierra de mi padre, [pero] Hadad me hizo rey, y Hadad fue delante de mí, [y] partí [de los] siete [. . . ] De mi reino, y mató [setenta] reyes, que enjaezó y miles de jinetes y carruajes. [Y yo maté a JO] RAM, hijo de a [hab,] rey de Israel, y [yo] maté a [Ahazi] yahu, hijo de [Joram, rey] de la Casa de David, y yo puse [sus ciudades en ruinas? . . . ]…y las ciudades de su tierra en de [solation? . . . ]. . . otros y para anular todas sus ciudades? . . . y Jehú] [go]bernó sobre Is[rael. . . ] Asedio a [. . . ]

El hallazgo de la inscripción causó una gran sensación y fue publicado en la portada del New York Times y la revista Time. Se siguió haciendo noticia cuando Niels Peter Lemche, profesor de la Universidad de Copenhague y uno de un grupo de académicos agrupados como “minimalistas bíblicos” que estaban en la vanguardia del debate sobre la existencia de David y de Salomón, sugirió que la inscripción podría ser una falsificación plantados por la excavadora, Avraham Biran. Sin embargo, Biran fue uno de los arqueólogos más antiguos, más distinguidos y de mayor confianza que trabajan en el Estado de Israel-era el primer estudiante de William F. Albright de doctorado en la Universidad Johns Hopkins y el director de toda la vida de la Escuela Nelson Glueck de Arqueología Bíblica en el Hebrew Union College, Instituto Judío de Religión en Jerusalén-y ningún investigador serio duda de la autenticidad de los fragmentos. Tampoco se cuestiona la interpretación de la inscripción cuando otros minimalistas sugirieron que DWD byt (Beit David) podría no significar la “casa de David”, sino otra cosa (tal como la palabra DWD está relacionada con la palabra “amado”, “tío, “o” caldera “). Hoy, después de mucha discusión en revistas académicas, es aceptada por la mayoría de los arqueólogos que la inscripción no sólo es real sino que la referencia es de hecho a la casa de David, lo que representa la evidencia textual encontrada por primera vez en cualquier lugar fuera de la Biblia para el David bíblico. Sin embargo, todavía nos falta alguna inscripción contemporánea o casi contemporánea inscripciones que mencione a Salomón, por el momento no tenemos una sola, aunque esta situación podría cambiar mañana, o la semana que viene o el próximo año (o nunca).

Además, todavía hay muy poca evidencia arqueológica de la existencia de David, como ha quedado claro durante el debate sobre el minimalismo bíblico, especialmente con respecto a David y la extensión de su imperio. El debate eventualmente se extendió-quizás no sorprendentemente-para abarcar la ciudad de Jerusalén misma. En la época de David, la ciudad ya tenía dos mil años, por lo que el argumento arqueológico específico concernía al tamaño y la riqueza de la ciudad del siglo X aC, en particular. Mientras algunos estudiosos sostuvieron que se trataba efectivamente de una capital fuerte, tal como lo describe la Biblia, otros creían que se trataba simplemente de una pequeña “ciudad de vacas.” De hecho, no es todavía claro dónde David se sitúa en el continuo de los jefes tribales a los reyes poderosos y cuán grande era la ciudad misma en su época.


El Monte del Templo y la Ciudad de David Aérea – foto BiblePlaces.com
Durante sus excavaciones en Jerusalén después de 1961, Kathleen Kenyon descubrió los restos de lo que los arqueólogos llaman “la estructura escalonada de piedra” en una zona que está fuera de las murallas de la Ciudad Vieja. Esto a veces se piensa que es parte del sistema defensivo construido por los jebuseos de la que David tomó la ciudad. Más recientemente, las excavaciones de Eilat Mazar del Centro Shalem en Jerusalén, dentro de esta misma zona, sugieren que esta estructura de piedra escalonada puede ser conectada a un edificio mucho más grande. Sus excavaciones han puesto al descubierto los enormes muros, que identificó como los restos de un edificio que llamó el “Gran estructura de piedra” y que dijo que era parte de un complejo que incluye la estructura de piedra escalonada en la pendiente. Se identifica este complejo como el palacio del Rey David, en parte debido a su ubicación y la fecha de la cerámica asociada, que ella considera que datan del siglo X antes de Cristo.

Sin embargo, no es claro si esto es realmente el palacio de David. A pesar de que Mazar afirma haber excavado un gran edificio, aún no está definido que es a partir del siglo décimo. Y aunque es a partir del siglo X, no es seguro si es de la época de David. E incluso si es de la época de David, no es incuestionablemente un palacio. De hecho, Israel Finkelstein y otros tres arqueólogos de la Universidad de Tel Aviv, sostienen que no lo es. En su lugar, afirman, sobre la base de las técnicas de construcción y las diferencias estructurales, además de cerámica y otros hallazgos, que los muros desenterrados por Mazar no pertenecen a un solo edificio, sino a varios, y que la cerámica y otros restos indican que la estructura de piedra escalonada representa por lo menos dos fases de la construcción-con la parte inferior, posiblemente, que data del siglo IX aC, y la parte superior que data del período helenístico. Si el nuevo edificio de Mazar termina no siendo asociado con David, entonces no hay actualmente una estructura única en todo Israel que pueden ser enlazadas a su programa de construcción, si es que en verdad él lo tuvo alguna vez.


Area del Palacio de David, Gran Muro de piedra – foto BiblePlaces.com

Finkelstein ha sido un participante importante en los debates recientes sobre la fecha exacta de los objetos y los acontecimientos que supuestamente data de la época de David y Salomón. A lo largo de la década de 1990 y en el nuevo milenio, Finkelstein propone una re-actualización de la cronología tradicional que coloca a las fechas de los reinados de David y de Salomón en el siglo X aC, y sugirió en cambio que mucha de la cerámica y otros materiales que habían sido datadas en el siglo X, y por lo tanto asignados a la época de David y Salomón, de hecho, deberían ser en cambio, al siglo IX o posterior y de otros reyes. Al hacerlo, Finkelstein ha tenido que desmontar el trabajo del arqueólogo más famoso que Israel ha producido-Yigael Yadin.

Yadin, en distintos momentos de su carrera, fue jefe del Estado Mayor de las Fuerzas de Defensa de Israel, el viceprimer ministro en el gobierno de Menachem Begin, y un arqueólogo prominente en la facultad de la Universidad Hebrea de Jerusalén. Sus excavaciones en varios sitios desenterró restos arqueológicos que se le atribuye a Salomón, ellos siguen siendo esencialmente los únicos sitios hasta la fecha que contienen tales restos fuera de Jerusalén. Sin embargo, estaba Yadin en lo correcto?

Primeras excavaciones sustanciales de Yadin se produjeron en Hazor, situado en el norte de Israel. El arqueólogo británico John Garstang ya había excavado en 1928, pero fue Yadin, cuyas excavaciones desde 1955 hasta 1958 llevó el sitio a la vida. Los miembros del personal de Yadin estaban entre los mejores disponibles, y muchos de sus supervisores de la zona llegaron a ser establecidos profesores de la arqueología o las figuras clave en el Departamento de Antigüedades. Y, en un nivel en Hazor, Yadin y su equipo localizaron una puerta de seis cámaras de la ciudad y parte de un muro de casamatas (que consiste en murallas defensivas en paralelo interiores y exteriores conectadas por construcciones internas para crear pequeñas habitaciones que funcionan como parte de la pared y como espacios de almacenamiento o espacios de vivienda), que él atribuyó a Salomón.

Después de Hazor, Yadin pasó a excavar en Megiddo. Tras los pasos de Schumacher Gottlieb (1903-1905) y la Universidad de Chicago (1925-1939), Yadin encabezó la tercera expedición al lugar, que tuvo lugar durante algunas temporadas breves en la década de 1960 y principios de 1970. Él utilizó la excavación de Megiddo para capacitar a sus estudiantes de postgrado, tal como lo había hecho antes en Hazor. Además, utilizó las excavaciones como una oportunidad más para investigar sus teorías acerca de la autenticidad de la tradición bíblica. En Megiddo, Yadin descubrió las ruinas de edificios y otras construcciones, como un palacio. Se identificó el palacio (a la que llamó Palacio de 6000) sobre la base de su plan de arquitectura como un “bit hilani”, un nombre de Mesopotamia para un tipo específico de palacio que más normalmente se encuentran en el norte de Siria en el momento de Salomón. También creía que la puerta cerca de la ciudad, con seis cámaras, había sido sujeta a una pared de casamatas, al igual que la puerta y la pared que había encontrado antes en Hazor.


Excavación de Megiddo con Yigael Yadin

Foto David Bivin, LifeintheHolyLand.com

Yadin fechó las paredes y puertas de Megiddo y Hazor, así como el Palacio 6000 en Meguido, en el tiempo de Salomón en el siglo X antes de Cristo. En gran parte esto se debe a un pasaje de la Biblia, un pasaje de 1 Reyes que describe las actividades de construcción de Salomón en los sitios de Megiddo, Hazor, Gezer y Jerusalén: “Esta es la razón de la leva que el rey Salomón impuso para edificar la casa de Jehová, y su propia casa, y Milo, y el muro de Jerusalén, y Hazor, Meguido y Gezer “(1 Reyes 9:15).

Los arqueólogos de la Universidad de Chicago, que habían excavado en Meguido previamente también habían creído ver la obra de Salomón en Meguido, pero en un nivel estratigráfico diferente en el lugar —uno que estaba justo encima de la ciudad que Yadin identificó como de Salomón. Los excavadores de Chicago identificaron varios edificios de esta capa superior de establos, citando en particular otro pasaje en 1 Reyes, que describe “ciudades de los carros”, perteneciente a Salomón: “Y juntó Salomón carros y caballería, él tenía mil cuatrocientos carros y doce mil jinetes, a quienes él puso en las ciudades de los carros y con el rey de Jerusalén “(1 Reyes 10:26).

La identificación correcta de estos edificios ha sido la fuente de mucho debate entre los arqueólogos desde que fueron descubiertos por primera vez por los excavadores de Chicago. Mientras que algunos coinciden en que estos fueron establos, otros los vieron como almacenes, cuarteles, mercados, y otros como el cumplimiento de algún propósito no identificado. En 1998, la expedición de la Universidad de Tel Aviv a Meguido descubrió otro “establo” en el sitio y finalmente se estableció el debate a satisfacción de la mayoría de los académicos mediante la identificación de numerosas características que circunstancialmente apuntan a establos como la correcta identificación. Por desgracia, no es en absoluto claro que estos establos fueron construidos por Salomón. Podrían haber sido construidos por Omri, Ahab, Jeroboam II, o cualquiera de una serie de otros reyes que vivieron y gobernaron en el reino del norte de Israel, mucho después de Salomón murió.

Yadin también decidió ver si había una puerta similar en la ciudad de Gezer, el sitio final mencionado en el pasaje bíblico de 1 Reyes 9:15. Gezer ha sido excavada con anterioridad, desde 1902 hasta 1905 y de 1907 a 1909, por el arqueólogo irlandés Robert Alexander Stewart Macalister. Yadin, por tanto, comenzó a excavar a través de los registros de Macalister en lugar que a través de la tierra real. Y, encontró lo que buscaba, una puerta de la ciudad sorprendentemente similar a los de Meguido y Hazor. Macalister había encontrado la mitad de ella, pero lo había identificado como una fortaleza o palacio macabeo, que data del siglo II aC y la revuelta encabezada por Judas “el martillo” Macabeo. Yadin creía que Macalister había identificado erróneamente esta estructura y que más que ser una fortaleza o palacio macabeano, era en cambio la mitad de la puerta de la ciudad, con cámaras laterales al igual que los de Megiddo y Hazor. Sin embargo, la otra mitad aún permanece por descubrir.

En el tiempo de las investigaciones de Yadin en la década de 1960, el Hebrew Union College, Instituto Judío de Religión en Jerusalén junto con el Museo Semítico de Harvard ya había reabierto las excavaciones de Gezer. Yadin se contactó con el equipo de excavación arqueológica de América que excavaba allí y les explicó su teoría a ellos. Metiendo sus picos y palas en la tierra, ellos rápidamente encontraron la otra mitad de la puerta, lo que confirma su hipótesis. Como resultado, Yadin estaba convencido de que había encontrado evidencia de un “cianotipo” de actividad salomónica en los tres sitios fuera de Jerusalén asociado con Salomón en la Biblia hebrea, es decir las puertas y paredes de casamatas construidas en Megiddo, Hazor y Gezer, así como el Palacio 6000 (el palacio “bit hilani”) en Megiddo.

Sin embargo, todo esta evidencia arquitectónica ha sido reconsiderada como parte del debate más amplio sobre la naturaleza de David y Salomón, y ha sido sugerido, por Finkelstein y otros, que estas construcciones no pueden datar en el reinado de Salomón, sino que podrían, en cambio, haber sido construidos por un gobernante que vino después de su tiempo, como Acab, Omri, o Jeroboam, o incluso por los diferentes gobernantes en Israel y de Judá. Los argumentos utilizados por estos arqueólogos pueden ser reiterados en un orden bastante corto, aunque con el riesgo de posiblemente simplificar en demasía sus posiciones.

La propuesta de Finkelstein de actualización de estas estructuras no sólo proviene de un nuevo examen sugerido de la cerámica y la arquitectura correspondiente, sino de fechas de radiocarbono que se han convertido recientemente en disponibles. La medición de radiocarbono, o C14, como se conoce en la literatura, es un proceso inventado por el químico estadounidense y ganador del Premio Nobel Willard Libby, en 1949. Se ha demostrado cada vez más útil para los arqueólogos desde entonces y es uno de los principales avances tecnológicos que han afectado a la arqueología bíblica desde 1950. Este proporciona a los arqueólogos con una fecha cuando los organismos específicos ya sean humanos, árboles, plantas o animales, murieron o dejaron de crecer, al medir la cantidad de C14 que sigue presente en los restos excavados. Por lo tanto, sugiere una fecha para el nivel o contexto estratigráfico en un sitio en que se encuentran dichos restos. Sin embargo, no se puede dar una fecha precisa (por ejemplo, 1005 aC), sino que ofrece una probabilidad estadística de que la fecha cae dentro de un rango determinado de años (por ejemplo, el año 1005 AEC + / – 15 años = 1020-990 aC).

Al excavar en los alrededores de la puerta de seis cámaras de Megiddo, tanto los excavadores originales de Chicago y luego Yadin identificaron la cerámica que se encuentran allí como pertenecientes al siglo X antes de Cristo. Cuando cerámica similar fue encontrada en otros sitios por otros arqueólogos, aquellos arqueólogos la utilizaron para identificar los niveles del siglo X en sus excavaciones. Sin embargo, los excavadores de Chicago, así como Yadin, estaban trabajando antes de los días del C14 y su datación de la cerámica en la puerta se basaba únicamente en la creencia de que Salomón construyó la puerta, que a su vez se basaba en los dos pasajes de la Biblia a partir del 1 Reyes. Si bien esto podría ser correcto, tal presunción debe ser corroborada por otros medios, como el uso de radiocarbono en la madera o fragmentos de huesos encontrados con la cerámica en la puerta. ¿Por qué? Por una cosa, pues ellos estaban trabajando al revés, ya que estaban fechando la cerámica sobre la base de la arquitectura, en lugar de fechar la arquitectura por la cerámica (que es la forma correcta de hacerlo, como ya sabemos ahora). ¿Qué pasa si la Biblia es incorrecta, o que nosotros la hemos malinterpretado o bien los restos que se han encontrado, y Salomón no construyó estas puertas particulares en Megiddo, Hazor y Gezer? En ese caso, la cerámica encontrada dentro de la puerta podría muy bien fechar para algún otro período de tiempo, no es necesariamente el siglo X antes de Cristo. En otras palabras, los supuestos inherentes deben someterse a prueba, en vez de tomarse sobre la base de la fe, incluso (o especialmente) en la arqueología bíblica.

De hecho, Finkelstein argumenta que un rey posterior es más probable que haya construido la puerta de Megiddo, lo que significa que- y la cerámica dentro de ella-no data del siglo décimo. Su creencia se basa en parte en las fechas del radiocarbono recientemente publicadas, como se mencionó anteriormente, y en parte en el hecho de que un palacio en el sitio de Samaria, que fue construido por la dinastía Omride para servir como su capital, y un segundo palacio en Megiddo (Palacio 1723) ambos contienen las marcas de los albañiles idénticos ‘en los bloques de construcción. Ellos son los dos únicos edificios de este tipo en todo Israel que tienen tales marcas idénticas. Puesto que el palacio de Samaria se remonta al tiempo de Omri y Ahab en el siglo IX aC, el Palacio 1723 en Megiddo probablemente también lo hace, lo que significa que ese Palacio 6000 en el mismo nivel, así como la “hipotetizada” pared de casamatas y la puerta de seis cámaras, también todas datan mucho después de Salomón.

Si este es el caso, entonces lo que hemos pensado durante mucho tiempo fue que la cerámica del siglo X no es de hecho del siglo décimo, del todo, sino que es tarde, es decir que data de la novena o incluso del siglo VIII, no sólo en Megiddo, sino también en todos los demás sitios en Israel con cerámica similar. Esto significaría que no sólo todas nuestras suposiciones sobre el siglo X tienen que volver a examinarse, sino también que Salomón, y tal vez la mayor parte del siglo X en sí, en esencia, desaparecen de los registros arqueológicos e históricos que actualmente poseemos. Es a la luz de esta posibilidad de que uno puede comprender mejor el debate en curso sobre Jerusalén del siglo X antes mencionados, con eruditos preguntándose cuán grande fue la ciudad durante la época de David y Salomón.

Sin embargo, Amihai Mazar, un arqueólogo distinguido de la Universidad Hebrea de Jerusalén (y primo hermano, una vez removido de Eilat Mazar), adopta la posición de que el fechado tradicional de David y de Salomón y de la puertas de la ciudad y las paredes de casamatas de Megiddo, Hazor, y Gezer en el siglo X aC, es esencialmente correcta. El responde a Finkelstein, con fechas de radiocarbono de su propio sitio de Tel Rehov, así como otros sitios en Israel, entre otros datos. Como resultado de este debate en curso, dos versiones alternativas de la arqueología y la historia de Israel de este período de tiempo ya están disponibles, pero el debate sigue sin resolverse, con el tamaño y la importancia y la fecha correcta de los reinos de David y Salomón que están en juego.

Entonces, ¿David y Salomón existieron? Es justo decir que lo más probable es que sí, al menos si la Estela de Tel Dan, con su mención de una dinastía de David (Beit David) es alguna indicación. Sin embargo, el jurado aún está deliberando en cuanto a lo importante que eran realmente, qué tan grande fueron sus imperios, y si las tradiciones bíblicas y relatos sobre los dos hombres son esencialmente correctos o fueron inventadas más tarde, ya sea en la época de Josías en el siglo VII a. C. o incluso después. Aunque David y Salomón han logrado superar el sabotaje del nihilismo de la década de 1990 y la parte inicial del nuevo milenio, los debates acerca de ellos todavía están en curso, con nuevos descubrimientos que afectan el debate y beneficiando a la arqueología bíblica como un todo.

Por ejemplo, Aren Maeir de la Universidad Bar Ilan, excavando en la ciudad filistea de Tel Safi / Gat, en un nivel que data del décimo o noveno siglo aC, encontró un fragmento de cerámica que puede tener el equivalente antiguo del nombre “Goliat” rayado en ella. Aunque el tiesto (y el nombre) casi seguro que no pertenecía al Goliat de David, si dice “Goliat”, entonces demuestra que hubo un tal nombre personal utilizado en la región aproximadamente en el período cronológicamente correcto.

En el sitio Amihai Mazar de Tel Rehov, en el valle Bet Shean de Israel, fueron encontradas treinta colmenas (que forman un apiario o patio de colmenas de abejas) del décimo o noveno siglo aC. Las colmenas son las más antiguas descubiertas en cualquier parte del antiguo Cercano Oriente y da un nuevo significado a la frase bíblica “tierra de leche y miel”. Las excavadoras ya habían comenzado a sospechar que estaban excavando un apiario, por lo que se decidió emplear el análisis de residuos – en el que la superficie de un recipiente excavado se raspa, o un pequeño trozo de ella es aplastada, y un instrumento de cromatografía de gases y espectrometría de masas se utilizan para buscar los materiales orgánicos que pueden indicar el tipo de alimento que una vez estuvieron presentes en el recipiente. En Rehov, el análisis indicó la presencia de residuos de cera de abejas degradadas en los vasos, lo que confirma las sospechas de los arqueólogos que de hecho estuvieron excavando un apiario.

En el sitio de Khirbet Qeiyafa (posiblemente el antiguo Sha’arayim), Yossi Garfinkel, de la Universidad Hebrea de Jerusalén descubrió un fragmento de cerámica que data probablemente del siglo X aC, con cinco líneas de tinta de hebreo, escrito con escritura proto-cananea, un precursor del alfabeto hebreo. Las palabras “rey”, “juez”, y “esclavo” puede notarse de inmediato, pero el resto de la inscripción estaba tan descolorido que nada más puede ser leído por el ojo desnudo. El ostracon fue trasladado posteriormente en avión a los Estados Unidos, donde Greg Bearman, antes miembro del Laboratorio de Propulsión a Chorro de la NASA en el Instituto de Tecnología de California, quien ha servido como un pionero en la aplicación de tecnología moderna de imágenes a la arqueología, utilizó una variedad de sistemas de alta tecnología en Massachusetts y de California para tomar más imágenes, incluyendo dos espectrómetros de imágenes diferentes (uno que adquiere la totalidad del espectro de reflectancia de una línea a la vez y el otro que crea a la vez reflexión y fluorescencia de imágenes espectrales) e imágenes espectrales de doce bandas con mayor resolución espacial que los dos métodos previos. Cuando todas las imágenes han sido analizadas, debe ser posible leer toda la inscripción, si es así, puede arrojar luz sobre todo el debate sobre David y Salomón, aunque las probabilidades están en contra.

En Khirbat en-Nahas, en Jordania, una centro de producción de cobre antiguo, los arqueólogos bíblicos Tom Levy, de la Universidad de California en San Diego y Mohammad Najjar, de Amigos de la Arqueología de Jordania han publicado evidencias de que el sitio contiene restos de fundición industrial de más de veinte metros de profundidad . Según Levy, las fechas de radiocarbono puede datar el lugar, situado en el reino bíblico de Edom, en el X o IX siglos aC, unos trescientos años antes de lo que se pensaba anteriormente. Si es así, podría estar relacionada con las minas de cobre del famoso rey Salomón, aunque pruebas definitivas permanecen aún sin ser encontradas.

Evidentemente, queda mucho por descubrir, y mucho más para sentirse satisfechos, en el debate acerca de David y Salomón, en particular, y en el campo de la arqueología bíblica como un todo. Aunque el ritmo de la disciplina no es un campo nuevo, después de haber sido seriamente practicado por más de cien años, se ha mantenido con los avances modernos. En sus inicios, los instrumentos principales fueron el pico y la pala. Ahora los arqueólogos bíblicos hacen uso de magnetómetros, de radares penetrantes de tierra, medidores de resistividad eléctrica, y la fotografía por satélite junto con los métodos tradicionales de excavación, lo que les permite ver debajo de la superficie antes de que comience la excavación física. La datación por radiocarbono se utiliza junto con consagrados métodos cronológicos como la seriación y tipología de la cerámica. Y los arqueólogos bíblicos están trabajando mano a mano con especialistas en petrografía de cerámica, análisis de residuos, y el análisis de ADN, para responder a más preguntas de orientación antropológica sobre la etnicidad, el género, el comercio y el desarrollo de la autoridad y las sociedades complejas.

A veces, estas herramientas ayudan a confirmar el texto bíblico y otras veces no. En ocasiones, los arqueólogos pueden traer a la vida de la gente, lugares y eventos mencionados en la Biblia. Pero la arqueología bíblica, en última instancia, no trata de probar o refutar la Biblia, o incluso determinar si David y Salomón existían. En su lugar, los arqueólogos bíblicos están más preocupados por la investigación de la cultura material de las tierras y las épocas en cuestión y la reconstrucción de la cultura y la historia de la Tierra Santa por un período que dura más de dos mil años. Y eso en sí mismo es absolutamente fascinante, para los profesionales y el público en general.

FUENTE:

http://www.bibleinterp.com/articles/cline35709.shtml

www.yeshuahamashiaj.org

www.elevangeliodelreino.org

Mi lista de blogs

Mi lista de blogs