I made this widget at MyFlashFetish.com.

viernes, 28 de agosto de 2009

¿POR QUÉ LES CUESTA A LA MAYORÍA DE CRISTIANOS ENFOCARSE EN EL EVANGELIO DEL REINO?



Por Ingº Mario A Olcese (Apologista)

El “Evangelio encubierto”

Es interesante lo que el apóstol Pablo dijo tocante a lo que él llamó “el evangelio encubierto” entre aquellos que se pierden, con palabras que no admiten controversia alguna:

“Pero si nuestro evangelio está aún encubierto, entre los que se pierden está encubierto; en los cuales el dios de este siglo cegó el entendimiento de los incrédulos, para que no les resplandezca la luz del evangelio de la gloria de Cristo, el cual es la imagen de Dios” (2 Cor. 4:3,4).

En el pasaje de arriba, el apóstol Pablo dice que su evangelio está encubierto entre los que se pierden, es decir, entre aquellos que no se salvarán. Y es que este mensaje salvador del evangelio ha sido velado o encubierto por el dios de este mundo llamado Satanás, personaje oscuro y macabro que persigue como león rugiente la destrucción de los hombres (1 Pedro 5:8). Este maléfico Ser cósmico, espiritual, angélico, ha cegado el entendimiento de los que no creen para que no les brille la magnífica luz que irradia el evangelio de la gloria de Cristo. Este ser cósmico y angélico a quien un importante número de “cristianos” considera un personaje mitológico, se agazapa para pasar inadvertido y así sigilosamente manipular a su antojo a los impíos como si fueran marionetas para que vivan siempre alejados de Dios y de Su Palabra salvadora.
Aun muchos llamados cristianos rechazan el verdadero evangelio salvador de la Biblia cuando aceptan como verdaderos otros evangelios que son espurios y diabólicos. Pero el apóstol Pablo hace mucho tiempo nos advirtió claramente que sólo hay un evangelio en la Biblia y no más. En Gálatas 1:6-9 Pablo escribió lo siguiente: “Estoy maravillado de que tan pronto os hayáis alejado del que os llamó por la gracia de Cristo, para seguir un evangelio diferente. No que haya otro, sino que hay algunos que os perturban y quieren pervertir el evangelio de Cristo. Mas si aun nosotros, o un ángel del cielo, os anunciare otro evangelio diferente del que os hemos anunciado, sea anatema. Como antes hemos dicho, también ahora lo repito: Si alguno os predica diferente evangelio del que habéis recibido, sea anatema”.

El evangelio de la Gloria de Cristo es el evangelio del reino

Muchos creen que el evangelio de la gloria de Cristo es el evangelio que proclama su Deidad, es decir, que Jesús es el mismísimo Dios Todopoderoso y Sumamente excelso que bajó del cielo para salvarnos y hacernos dignos del cielo. Sin embargo, éste no es precisamente el mensaje que Cristo vino a enseñarnos como el evangelio salvador. Cuando Pablo escribió acerca del evangelio de LA GLORIA de Cristo en 2 Corintios 4:4, él se refirió al evangelio DEL REINO de Cristo. La frase “LA GLORIA” es equivalente a la frase “EL REINO”. Esta verdad aún permanece ignorada en el mundo cristiano, tanto de líderes como de “laicos”, a pesar de que este binomio (reino-gloria) es fácilmente perceptible a través de los evangelios sinópticos. Por ejemplo, si comparamos Mateo 20:21 y Marcos 10:37, veremos que reino y gloria son equivalentes. He aquí los versos:

“El le dijo: ¿Qué quieres? Ella le dijo: Ordena que en TU REINO se sienten estos dos hijos míos, el uno a tu derecha, y el otro a tu izquierda” (Mateo 20:21).
“Ellos le dijeron: Concédenos que en TU GLORIA nos sentemos el uno a tu derecha, y el otro a tu izquierda” (Marcos 10:37).

Esta verdad, desafortunadamente, está oculta entre los que se pierden, pues no sólo la desconocen, sino que, al oírla por vez primera, se resisten a aceptarla y se sienten confundidos, porque se les ha dicho que Dios ya no trata más con la impía Israel, y que el reino davídico es ahora espiritual, uno en el corazón de los creyentes. Estos están convencidos de que el destino final del “verdadero creyente” es el cielo, el cual ellos confunden con el término ‘Reino de los cielos’.

Otro grupo de “creyentes” de mente más amplia sostiene que el reino davídico será sólo una realidad para los Judíos que se salven, pero no para la iglesia del Nuevo Testamento, la cual, según ellos, tiene una “mejor promesa” que es la de vivir con Dios y Cristo en los cielos. Esto, aunque no es exactamente igual, se parece al postulado de los Testigos de Jehová sobre las dos esperanzas de los salvos.

Así que, estimados amigos, si ustedes no creen en el verdadero evangelio del reino de Cristo, que es el evangelio de su gloria, entonces usted está entre los que se pierden, pues el diablo ha logrado nublar su percepción intelectual para que no retome el verdadero evangelio de Cristo. Y si usted insiste en otro evangelio, sea éste el “evangelio de la Deidad de Cristo”, el “evangelio social”, “El evangelio de la prosperidad”, “el evangelio de las moradas celestiales para los salvos”, o como quiera llamarlo, usted está entre los que se pierden. Así de fácil es la cosa, mis estimados.

Este es un llamado para la recaptura del evangelio original, y para dejarse trasladar al reino del amado Hijo, escapando a tiempo de las garras del enemigo que lo tiene a usted en tinieblas espirituales (Col. 1:13).

Le invito a usted a anunciar el reino de Dios (Lc. 9:60), a buscarlo (Mateo 6:33) y a pedirlo todos los días (Mateo 6:10). Su corazón debe estar puesto en Jesús, en lo que él hizo por usted en la cruz, y por lo que él le ofrece para cuando aparezca por segunda vez, y le diga: “Está bien, buen siervo; por cuanto en lo poco has sido fiel, tendrás autoridad sobre diez ciudades” (Lc. 19:17).

jueves, 27 de agosto de 2009

JAIMITO NERD NUEVAMENTE HACE CORRER A SU PAPA TRINITARIO



“…Ahora sí voy a atrapar a mi hijito Jaimito con esta tremenda prueba de la veracidad de la doctrina de la trinidad…Oye, Jaimito, ven acá un momentito, por favor, que quiero decirte algo…sí papi, ¿qué deseas decirme?...quiero darte otra prueba de la veracidad de la doctrina de la Trinidad…¿así, papi?¿Y cuál es esa prueba que me quieres mostrar?...Bueno hijito, te quiero preguntar esto: ¿De qué está conformado el hombre?...Bueno, papi, el hombre está compuesto (según la Biblia) de cuerpo, alma y espíritu…¡Muy bien contestado Jaimito!... el hombre está compuesto de 3 partes: Cuerpo, alma, y Espíritu…y del mismo, modo, Jaimito, Dios está compuesto de 3 partes: Padre, Hijo, y Espíritu Santo…¿Te das cuenta, Jaimito, cómo queda demostrada la Trinidad?...No, papi, no me has demostrado nada con esa analogía…¿y por qué dices que no, Jaimito?...Pues muy simple, papi. Recuerda que los Trinitarios dicen que las 3 Personas son consustanciales, es decir, las tres “Personas” de la Santísima Trinidad tienen la misma sustancia…ajá, ¿y?...Bueno, papi, ¿Tiene el cuerpo la misma sustancia que el alma o el espíritu… Bueno, esteeeeeeee, creo que no, hijito…y seguro tampoco el espíritu y el alma entre sí… entonces, papi, tu prueba, en lugar de probar la Trinidad, la tira abajo, y la destruye…bueno, esteeeeeeee (¡caray, ya me volvió a entrampar Jaimito!)…¿y qué me dices de los tres estados de la materia, Jaimito, es decir, sólido, líquido y gaseoso?¿No prueba este hecho que Dios también puede estar compuesto de tres Personas?...Pero papi, ¡me sorprendes! ¿Es que acaso ahora eres un Modalista y no un Trinitario?...el ejemplo de los 3 estados típicos o clásicos de la materia demuestra las tres formas o modos que se puede manifestar la materia. De manera que este último ejemplo haría de Dios UNA PERSONA que se manifiesta de 3 modos: Padre, Hijo, y Espíritu Santo, tal como la herejía Sabeliana enseñaba…así que cuidado con esta “pruebita”, papi…esteeeeee…bueno Jaimito, anda nomás que yo me voy a refrescar la cabeza con agua helada porque estoy medio atontado…anda nomás, papi, y no dejes de tomar tu pastilla para la presión….

www.apologista.wordpress.com

www.elevangeliodelreino.org

www.yeshuahamashiaj.org

martes, 25 de agosto de 2009

EL VERGONZOSO EVANGELIO SOCIAL




Robert Tilton, un promotor del “evangelio sucial”

¿Qué es el evangelio social?

El evangelio social es una invención moderna y fue creado originalmente en los Estados Unidos. Es un mensaje en el cual se quitan, o se diluyen, partes claves del mensaje de Jesús y sus apóstoles, tales como el arrepentimiento radical; la enseñanza del infierno; el juicio de Dios contra el pecado; la necesidad de negarse a uno mismo y sufrir por Cristo y otras doctrinas más. En el evangelio social sólo se habla de creer en Jesús, del amor de Dios, etc. En resumen, se habla sólo aquellas cosas agradables al oído de los hombres y casi no se menciona aquello que suena fuerte, o que pudiera incomodar a los oyentes. Se trata de crear un evangelio que no choque, en nada, con las costumbres y las ideas de la sociedad corrupta en que vivimos; pues si el mensaje es claro y directo o tiene demandas fuertes, entonces se cree que la gran masa de personas no asistirá a las reuniones y las congregaciones o iglesias no serán muy grandes.

Lo anterior ha sido examinado desde diferentes ángulos por reconocidos personajes del mundo académico cristiano como Hank Hanegraaff, director del Instituto Cristiano de Investigaciones; la organización internacional más profesional que existe actualmente en la investigación de doctrinas falsas:

“La cultura norteamericana está obsesionada por la idea de una vida crecientemente exitosa y por un gran materialismo… la palabra clave no es ‘auto sacrificio’ sino ‘auto engrandecimiento’. Tristemente, una porción significativa dentro del cristianismo moderno ha comprado el mensaje de que nosotros estamos en este mundo sólo por un rato, y por lo tanto lo mejor que podemos hacer es darnos todos los gustos mientras estamos aquí”. (“Cristianismo en Crisis”; Hank Hanegraff; casa de Publicaciones Harvest; Editorial Unilit; Eugene, Oregón; Pág. 203).

Michael Horton, pastor y reconocido escritor, confirma lo anterior en su libro “La agonía del engaño” cuando dice que es lógico que este tipo de “evangelio” haya surgido de la sociedad americana de hoy en día “amadora del placer y centrada en sí misma”. (“La agonía del engaño”; Michael Horton; Impresora Moddy; Chicago 1990; pág. 123).

Así que nada de sufrimiento, arrepentimiento u otras enseñanzas molestas para la carne en este nuevo evangelio, pues la idea es decirle a la gente que tendrá una vida cómoda y placentera. Mucho menos hablar de cosas como el infierno, aunque Cristo mismo habló de este tema alrededor de 23 veces solamente en el evangelio de mateo. Los maestros del evangelio social han creado, según su opinión, una mejor versión a la que han sido “recortadas” incluso enseñanzas tan básicas como la doctrina de la culpabilidad del hombre.

Veamos un ejemplo de esto último analizando las palabras de un popular predicador, ante su audiencia de alrededor de 5000 personas. Primero sorprende a su auditorio con la nueva revelación de que el arrepentimiento es una cosa pasada de moda y después los instruye en que nunca se le debe advertir a la gente acerca del infierno. Finalmente, en el clímax de sus nuevas revelaciones anuncia con voz potente que ningún ser humano, incluidos todos los no conversos, es culpable de pecado delante de Dios.

“Dios ya no inculpa al hombre de su pecado. Dios no está inculpando al mundo de pecado… ¿Qué te parece?, no eres culpable de nada”.

“Dios no inculpa de pecado al hombre, ese es el verdadero evangelio”.[1]

He aquí un claro ejemplo de una predicación del evangelio social.

Por si lo anterior fuera poco, en vez de predicar arrepentimiento francamente, y el mensaje bíblico completo, los que enseñan el evangelio social a veces sustituyen las enseñanzas originales por promesas de prosperidad económica, e incluso se manipula a las personas a creer en Jesús sólo para que les “vaya bien”.

Esta distorsión comercializada de la verdad ha dado paso últimamente a toda una filosofía cristiana de la prosperidad, en la cual Dios y Su Palabra se convierten en un escalón para obtener riquezas materiales, y el sacrificio de Jesús en un medio para obtener dinero. Así lo enseñó el Dr. Gordillo, un reconocido líder nacional en un congreso sobre finanzas bíblicas.

“La prosperidad (económica) es señal de perfección. Es caminar en justicia… es valorar el sacrificio del Hijo de Dios”.[2]

“Dios quiere que usted prospere financieramente… pero para eso usted necesita fe”.[3]

Es también el mensaje de Robert Tilton. Quizás el más reconocido exponente del evangelio social a nivel mundial. Obviamente él también ofrece a sus seguidores de que él les puede decir los secretos de esa fe que los puede hacer ricos. ¡Claro!, si le mandan una buena ofrenda. (“Cristianismo en Crisis”; Hank Hanegraff; casa de Publicaciones Harvest; Editorial Unilit; Eugene, Oregón; Pág. 34, 373 y 374).

Hay ocasiones en que el intento por manipular a la gente para que se acerque a Dios por conveniencia lleva a prometer a los exponentes de estas nuevas doctrinas cosas increíbles y a veces hasta a decir blasfemias. Lo siguiente lo declara uno de los promotores del evangelio de la prosperidad ante su auditorio:

“Cuando yo recibí el Espíritu Santo… recibí poder… ¿sabían ustedes que el poder de Dios es para hacer dinero?”.[4]

En resumen, este tipo de mensaje llega aun a promover el materialismo e incita a la gente a que se acerque a Cristo para tener más dinero y no por amor ni por quien Él es. Visto de otra manera, les dice a las personas que hay que buscar a Cristo por lo que Él les puede dar, no porque sean pecadores perdidos que deben amar a Jesús por lo que Él hizo en la cruz.

Los predicadores de este nuevo evangelio bien pueden ser descritos en este análisis del excelente libro “Cristianismo en crisis”.

“Esta gente invariablemente pregona la idea de que la prosperidad es el derecho divino de cada creyente. Esta nueva forma de ‘cristianismo’ no es más que una forma disfrazada de avaricia vestida sutilmente con una capa de religiosidad”. (“Cristianismo en Crisis”; Hank Hanegraff; casa de Publicaciones Harvest; Editorial Unilit; Eugene, Oregón; Pág. 198)

En el evangelio social siempre se oyen las bellas palabras para adular a los oyentes y que estos se sientan a gusto. Contiene interesantes mensajes salpicados con pasajes bíblicos que tienen como objetivo hacerle a uno la vida más cómoda. Mientras tanto, le promete el cielo a la gente aunque ésta ni siquiera entienda lo que es arrepentirse y entregarse a Jesucristo. la idea, es ser lo más cuidadoso posible con los asistentes y no incomodarlos en nada, pues si alguno se ofende y se va, eso disminuye el crecimiento numérico y… las entradas económicas.

Este evangelio falso ha sido cuidadosamente diseñado a través de los años para llenar las congregaciones y los bolsillos de predicadores sin escrúpulos. Ha sido fabricado para exaltar los gigantescos egos de hombres cuyo único deseo es tener grandes multitudes que los escuchen y ser así considerados “exitosos” ante los ojos de los demás. Este evangelio social, hace sentir bien a la gente pero falla en el importantísimo propósito de producir conversiones poderosas y estables. Esto sucede porque omite los importantes llamados al arrepentimiento y a confiar totalmente en Jesucristo, que vienen en el Evangelio bíblico, y los sustituye por un débil “Acepta a Jesús”, por medio de una oración que se hace sin convicción de pecado ni entendimiento mínimo de la obra y la persona de Jesucristo. De hecho, lo más grave de todo es que hace descansar a muchos en una falsa seguridad de salvación.El evangelio social es la creación maestra de la cultura comercial: un evangelio al gusto del cliente.

¿Qué dice la Palabra de Dios de esto?

En Romanos 1:16 y 2a Corintios 2:17 el apóstol Pablo dice que el evangelio es el poder de Dios para salvar y que nunca se debe rebajar, falsificar o diluir. La razón es obvia. Cuando se hace esto, el mensaje ya no es El Evangelio y pierde u poder transformador. Y si aparte se mezcla con ideas comerciales, se convierte en un falso evangelio. Es por eso que el evangelio social que se está predicando en muchos círculos evangélicos y cristianos hoy en día, no tiene efectividad para producir conversiones profundas y dar paz y libertad permanentes. Los que lo escuchan carecen de una vida victoriosa sobre el pecado y a veces se encuentran en terribles crisis morales y emocionales sin saber por qué.

“mas si aun nosotros, o un ángel del cielo, os anunciare otro evangeliodiferente del que os hemos anunciado, sea anatema”. Gálatas 1:8

[1] “Nuestro Dios maravilloso”; Marco Barrientos; Amistad Cristiana A. C.; cassette.
[2] “Batalla espiritual”; Dr. Gordillo; Serie de cassettes sobre finanzas bíblicas.[3] “Cristianismo en Crisis”; Hank Hanegraaff; Casa de Publicaciones Horves; Editorial Unilit; Eugene, Oregón 1993; pág 373.
[4] Javier Gómez Rubio; Amistad Cristiana A. C. en Guadalajara, México; “cassette sobre la prosperidad”





¿MISTICISMO EVANGÉLICO?




Billy “Tibio” Graham, un evángelicatólico desconcertante

Me encuentro muy apenado en estos días cuando veo lo que está ocurriendo entre aquellos que profesan ser evangélicos. Yo sé que el término “evangélico” ha experimentado cambios radicales en lo que se refiere a su significado y su aplicación. Pero aún así, cuando uso el término, lo voy a hacer dándole su definición más simple: Me refiero a aquellos que afirman aceptar la Biblia únicamente como su autoridad máxima para conocer y recibir el camino de Dios a la salvación y para vivir sus vidas de una manera que plazca al Señor.

Hace treinta años, ciertos jóvenes evangélicos fueron usados por el Señor para que me ayudaran a abrir los ojos a la realidad de que yo estaba eternamente separado de Dios y que el sistema religioso en que estaba dependiendo para que me lleve al cielo era una esperanza falsa. No fue fácil para mí el aceptar eso en ese tiempo. Aunque mi dedicación a la Iglesia Católica Romana había decaído durante la década de mis años veinte, la actitud de que “Yo nací Católico y voy a morir Católico” había sido impregnada en el tejido de mi mente.

Recordando ahora esos tiempos, reconozco que yo era un joven en esclavitud, como lo es toda persona que no ha nacido de nuevo. Pero había otra esclavitud que también me había capturado: la esclavitud de la tradición de la Iglesia Católica Romana, con sus sacramentos, liturgias, y rituales. No solamente estas cosas no eran bíblicas sino que eran las obras de la carne y los mecanismos del demonio. En mi propia vida, al igual que en la historia de la Iglesia de Roma, había supersticiones que capturaban mi alma y que habían sido manifestadas bajo el disfraz de espiritualidad.

Yo confiaba en reliquias de los muertos, que eran llamados santos por la Iglesia Católica; en el agua bendita; en el hacer la señal de la cruz; en las velas para hacer votos; en el bautismo para obtener la salvación (ya sea infantil o de adulto); la “transubstanciación” que supuestamente convertía un pedazo de pan en Cristo vivo; las apariciones de María; el escapulario; la “milagrosa” medalla; las estatuas e imágenes de Jesús, de María y de los santos; interminables rosarios, Novenas, las estaciones de la Cruz; el abstenerse de comer carne los días Viernes; las abstinencias de la Cuaresma; los últimos ritos para llevarme al Purgatorio e indulgencias para sacarme del Purgatorio; tarjetas de Misa; las gracias dadas por María; el confesionario, con la absolución de mis pecados por un sacerdote; la pena y sufrimiento espiritual para purificarme de mi pecado; el adorar un pedazo de pan durante la hora santa de la Eucaristía; el Santo Padre como el vicario de Cristo en la tierra, etc., etc., y allí está la esclavitud que muy pocos evangélicos entienden.

Muchos ponen a un lado estas cosas como algo que no tiene mucha importancia y no son esenciales a la fe Cristiana o que son menores aberraciones teológicas que solamente existen en la religión Católica. Eso no es verdad. Estas “menores aberraciones teológicas” son esenciales al evangelio que Roma predica y que ellos declaran como un evangelio de obras meritorias y que la Biblia condena (Vean el libro de los Gálatas, Romanos, Efesios, etc.) como un rechazo al completo sacrificio, propiciación, de Cristo nuestro Salvador. La tradición Católica, la cual es declarada a la par en autoridad a la sagrada Escritura, esta compuesta de todas estas cosas (que las hemos mencionado) y que son necesarias para que un Católico pueda entrar al cielo.

De acuerdo a la Palabra de Dios, cualquier cosa que se añada a la obra completa de Cristo en la cruz es una negación del evangelio: el que Cristo pagó la pena máxima por los pecados de la humanidad.

La Iglesia Católica Romana, la cual afirma infalibilidad en sus concilios y enseñanzas teológicas, claramente y enfáticamente niega el Evangelio Bíblico. El concilio de Trento de 1547 declara los siguientes Canónicos, los cuales todavía siguen rigiendo a la iglesia actual:

Sexta Sesión, Canónico 9: Si cualquier persona declara que el pecador es justificado por fe solamente, queriendo decir que nada más es necesario para obtener la gracia de justificación… tal persona será condenada.

Sexta Sesión, Canónico 12: Si cualquier persona declara que la fe justificadora es la misericordia divina que perdona pecados únicamente por el amor de Dios, o que es por fe solamente por la cual somos justificados: esa persona será condenada.

Sexta Sesión, Canónico 30: Si cualquier persona declara que después del recibimiento de gracia de justificación, la culpa de la persona es removida y la deuda de castigo eterno borrada de cada pecador que se arrepiente y que no existe ninguna deuda adicional de castigo temporal, ya sea en este mundo o en el purgatorio antes de que las puertas del cielo sean abiertas, tal persona será condenada.

Séptima Sesión, Canónico 4. Si cualquier persona declara que los sacramentos de la Nueva Ley no son necesarios para salvación pero… que sin ellos, o sin el deseo de adquirirlos, los hombres todavía pueden obtener de Dios, a través de la fe solamente, la gracia de justificación… estas personas serán condenadas.

La persona que no acepta estos decretos (que todavía siguen en vigencia), es condenada al infierno por no haberse sometido al falso evangelio de obras que predica la Iglesia Católica Romana.

Empezando con el Segundo Concilio Vaticano en la década de los años 1960, donde solo algunos cambios superficiales fueron hechos (ya que los dogmas infalibles no pueden ser cambiados), Roma lanzó un programa ecuménico dirigido a seducir a Protestantes en todo el mundo, y específicamente, a los evangélicos en los Estados Unidos. La meta era y es, el atraer y reunir a todo el mundo cristiano bajo la autoridad de la Iglesia Católica Romana con el Papa como la cabeza espiritual. Como era de esperarse, ha habido bastante progreso entre las denominaciones liberales en los Estados Unidos y en Europa (las cuales habían abandonado las Sagradas Escrituras hacía ya bastante tiempo). Lo más asombroso es el éxito que este movimiento evangélico ha tenido en los Estados Unidos.

Billy Graham, fue el primero y el más notable evangélico que dio su apoyo y aprobación al movimiento ecuménico iniciado por el Ecumenismo de Roma. Otros evangélicos han hecho lo mismo, incluyendo Bill Bright, Pat Robertson, J.I. Packer, Timothy George, Robert Schuller, Hank Hanegraff, Benny Hinn, and Jack Van Impe. Evangélicos y Católicos juntos, bajo el liderato de Chuck Colson y el sacerdote Católico Richard John Neuhaus, declararon que los Católicos y Evangélicos son “hermanos y hermanas en Cristo” y los arengó para que trabajaran juntos en propagar el evangelio. Obviamente, y a propósito muy conveniente, tal evangelio nunca ha sido definido.

Aunque la aceptación de ciertas liturgias y ritos Católicos dentro de los evangélicos había crecido continuamente a través de los años desde el Segundo Concilio Vaticano, su crecimiento aumentó en forma dramática con la popularidad de la película, ultra conservativa católica, de Mel Gibson llamada “La Pasión de Cristo.” Su dramatización de uno de los más sagrados rituales del catolicismo, Las Estaciones de la Cruz, capturó los corazones de los evangélicos de tal manera, que en su afán de comprar entradas para ver la película explica su gran éxito comercial. Después de tal logro, dentro de las paredes del Vaticano se hizo la siguiente observación: “Para los evangélicos, la película les ha mostrado una pequeña mirada dentro del alma del católico. Muchos evangélicos, después de haber visto la película reflexionaron y expresaron que empiezan a entender aspectos de la Iglesia Católica, como la Cuaresma… las cenizas en la frente… la abstinencia de carne los días Viernes…las estaciones de la Cruz… el énfasis en la Eucaristía… la devoción a María… el enorme crucifijo en cada altar católico. Tal vez no vayan a comprar rosarios inmediatamente, pero algunas de las cosas de la Iglesia Católica ya no les es tan extraño, tan ajeno.”

Lo que los evangélicos también “recibieron” fue que los líderes entusiásticamente aprobaron y sancionaron tal película como “auténticamente bíblica.” Numerosas escenas fueron basadas en la imaginación de un místico Católico del siglo 18, como la representación de María como co-redentora en la salvación de la humanidad, y el muy católico evangelio que representa a Cristo pagando por el pecado de la humanidad sufriendo un interminable castigo físico en manos de los soldados romanos.

La Pasión de Cristo tuvo un efecto asombroso en la juventud evangélica y en los pastores de la juventud. No solamente las cosas católicas dejaron de ser extrañas, ajenas, sino que empezaron a ser incorporadas en los Ministerios de Jóvenes dentro de las Iglesias evangélicas. El ritual de Las Estaciones de la Cruz adquirió popularidad, aunque tuvo que ser reducida de 14 estaciones a 11, eliminando algunas estaciones que eran demasiado ajenas a las escrituras (como la “Santa” Verónica capturando la impresión de la cara ensangrentada de Cristo en un velo). Altares para oraciones han sido construidos, mostrando imágenes iluminadas por velas con la fragancia de incienso ardiendo, y laberintos de oración han sido pintados en los pisos de los sótanos de las iglesias o cortados en los jardines. Para muchos jóvenes evangélicos que han sido educados en vacíos y repetitivos coros de adoración con poca diferencia de la música secular e instrucción religiosa basada en entretenimiento para mantenerlos interesados, las liturgias de la Iglesia Católica y Ortodoxa les parecen ser mucho más espirituales.

Todo esto ha resultado ser forraje “espiritual” para el crecimiento de la Iglesia del Movimiento Emergente, que resultó como una reacción en contra la manera en que muchas iglesias habían crecido utilizando métodos seculares popularizados por Robert Schuller, Bill Hybels y Rick Warren. Muchos líderes de la Iglesia del Movimiento Emergente, los cuales tienen antecedentes evangélicos, vieron que los rituales y misticismos católicos eran ingredientes necesarios que fueron perdidos durante la época de la Reforma. “Sola Escritura” fue la arenga esencial que unió a los líderes de la Reforma en contra de los abusos provenientes de las tradiciones de la Iglesia Católica Romana; la Biblia siendo la única autoridad eliminó totalmente la influencia de los místicos Católicos conocidos como los Padres del desierto.

Pero ahora vemos que el misticismo Católico ha retornado con un gran ahínco. Sus técnicas ocultistas pueden ser encontradas prácticamente en todo sitio, como en la Organización ‘Renovaré’ de Richard Foster y la Iglesia con un Propósito de Rick Warren. Una de las personas que aprueban estas incorporaciones en la iglesia evangélica es Brian McLaren que dice: “Muchos líderes Cristianos han estado buscando un nuevo enfoque bajo el estandarte de ‘formación espiritual.’ Esta nueva búsqueda ha llevado a éstos líderes a aceptar las prácticas contemplativas católicas y sus disciplinas monásticas de la época medieval.”

Tony Jones, que es uno de los editores de una publicación titulada “Un Manifiesto Emergente de Esperanza” ha escrito un manifiesto de misticismo para Iglesias Emergentes titulado “El Camino Sagrado: Prácticas espirituales para la Vida Diaria.” La mayoría de personas que colaboraron con este manifiesto de misticismo son líderes de Iglesias Emergentes, y lógicamente hay que mencionar a los sacerdotes Católicos a quienes Tony les agradece y los medievales misticismos católicos y ortodoxos que él también menciona. ¿Cuál es entonces este misticismo que ellos están promoviendo?

El misticismo Católico es totalmente subjetivo y experimental. Al igual que su antecedente, que es el Misticismo del Oriente, afirma que Dios no puede ser conocido ni tampoco entendido a través del razonamiento humano pero puede ser solamente experimentado subjetivamente a través de varias técnicas. Es totalmente opuesto a lo que la Biblia enseña: “Vengan, pongamos las cosas en claro, dice el Señor” (Isaías 1:18); “La sabiduría es lo primero. ¡Adquiere sabiduría! Por sobre todas las cosas, adquiere discernimiento” (Proverbios 4:7). “Su divino poder, al darnos el conocimiento de aquel que nos llamó por su propia gloria y potencia, nos ha concedido todas las cosas que necesitamos para vivir como Dios manda” (2 Pedro 1:3). Además la meta del misticismo es unión con Dios, como por ejemplo, la unión del alma de uno con Dios. Esto es una imposibilidad y a su vez revela las raíces del misticismo que son panteísticas, lo cual quiere decir que Dios es todo y está en todo. No es así. Dios es infinito y trascendente, totalmente separado de Su creación que es finita.

El Camino Sagrado endorsa numerosas técnicas místicas que están ganando aceptación entre los evangélicos de hoy en día. El estar conscientes y el entender tales técnicas son por lo tanto esencial para poder ejercer buen discernimiento. Las oraciones centralizadas utilizan una palabra en singular (como ‘amor’ o ‘Dios’) sobre la cual uno enfoca su atención para poder aclarar o limpiar la mente de todos otros pensamientos. La creencia es que la persona diciendo la supuesta oración y manteniendo silencio ante Él, va a conectar y va a escuchar directamente a Dios. Tony Campolo declara, “en lo que a mí concierne, mi intimidad con Cristo se ha desarrollado gradualmente a través de los años, principalmente a través de lo que los místicos Católicos llaman “la oración centralizada.” Cada mañana tan pronto como me levanto, me tomo el tiempo necesario, algunas veces hasta media hora, para centrarme en Jesús. Desde que abro los ojos yo repito su nombre (Jesús) una y otra vez para poder limpiar mi mente de todos los obstáculos. Jesús es mi mantra, como algunos dicen.”

La oración centrada en Jesús hace que la persona repita una oración como la siguiente “Señor ten misericordia de mí” continuamente, cientos y hasta miles de veces. Esta repetición supuestamente centra o fija la mente en Jesús. Siendo así rechaza descaradamente el comando de Jesús cuando nos dice: “Y orando, no uséis vanas repeticiones, como los gentiles, que piensan que por su palabrería serán oídos.” (Mateo 6:7). Además, las repeticiones constantes cambian la oración, que es una forma de comunicación con Jesús, en un acto de pura tontería.
‘Lectio divina’ que significa “lectura sagrada,” es una técnica que está totalmente apartada de lo que es un estudio y una lectura normal de la Biblia. Su metodología va más allá del significado objetivo de las palabras y el directo significado de ellas que nos permite absorber un conocimiento normal. Jones escribe, “Mientras usted está enfocando su mente en el profundo significado de las palabras, empiece a meditar en las sensaciones y emociones que aparecen en su mismo interior.” Después de esto él resume esta mística técnica contemplativa: “La verdadera contemplación va más allá de las palabras y del intelecto y está dirigido a ese ‘espacio estrecho’ donde tiempo y eternidad casi se tocan el uno con el otro. Es en uno de esos momentos que algunos de los santos (católicos) más grandes en la historia de la iglesia (Católica) han tenido una ‘unión mística’ con Cristo.” Está bien claro, por la Palabra de Dios, que el espíritu con quien ellos tuvieron una ‘unión mística’ en su contemplativo y alterado estado de conciencia no era Jesús.
‘Ignatian Examen’ es una técnica de visualización del ocultismo que fue enseñada por Ignacio de Loyola, que fundó la Orden de los Jesuitas en el siglo 16. Su ejercicio enseña que uno visualice uno mismo en la presencia de Jesús y después de esto uno puede interactuar con Él acerca de Sus actos que Él hizo en la tierra, por ejemplo, lo que sucedió “durante la Ultima Cena, y en el Jardín de Getsemaní, al pie de la cruz, al sepultar a Jesús en la tumba.” Usando ésta técnica Ignacio de Loyola está usando su propia imaginación para añadir contenido a la Escritura y expone a la persona, que practica estas técnicas, a manipulación demoníaca. (2 Corintios 11:4; Gálatas 1:8).

Los Laberintos de Oración son senderos concéntricos creados por la Iglesia Católica en el siglo 13 para experimentar en la imaginación de uno el camino de Cristo en la Vía Dolorosa, o “el camino de dolores,” cuando Él cargó la cruz a la colina del Calvario. En vez de exponerse a los peligros de una peregrinación a Jerusalén durante la Semana Santa, los Católicos romanos en Europa podían obtener las mismas indulgencias (para acortar su estadía en el Purgatorio) si caminaran los senderos del laberinto en ciertas catedrales mientras que meditaban en oración acerca de la crucifixión de Cristo. De la misma manera, el observar el “sagrado” ritual de las Estaciones de la Cruz era un substituto por un peregrinaje a la Tierra Santa.

El haber estado escribiendo ésta carta, y pensado como un ex católico, es difícil para mí entender por qué la iglesia evangélica es atraída por el ocultismo religioso de la Iglesia Católica Romana. Para mí no tiene ningún sentido. Visite usted cualquier país donde esa religión es tomada seriamente y lo que va a ver es gente esclavizada a la superstición. Por otra parte, no debería sorprenderme. La Apostasía está creciendo muy rápidamente, la religión del Anticristo se está formando, y el misticismo, ya sea Católico, del Islam, yoga, el misticismo del Oriente, el chamanismo de religiones nativas, o de cualquier otra forma, es un imán común y poderoso que atrae y reúne a todas las religiones.

Al observar esta maldad que está invadiendo a la iglesia, nosotros necesitamos ser los vigilantes en las torres para poder así poder advertir, avisar, informar, especialmente si el Señor retrasa Su venida, a la próxima generación de creyentes. Ellos son el objetivo, el objeto de ataque, de esta seducción mística.
——————————————————————————–
Source


http://del.icio.us/post?url=http%3A%2F%2Fwww.thebereancall.org%2Fnode%2F6662&title=%C2%BFMISTICISMO+EVANG%C3%89LICO%3F[2] http://digg.com/submit?phase=2&url=http%3A%2F%2Fwww.thebereancall.org%2Fnode%2F6662&title=%C2%BFMISTICISMO+EVANG%C3%89LICO%3F[3] http://reddit.com/submit?url=http%3A%2F%2Fwww.thebereancall.org%2Fnode%2F6662&title=%C2%BFMISTICISMO+EVANG%C3%89LICO%3F[4] http://www.google.com/bookmarks/mark?op=add&bkmk=http%3A%2F%2Fwww.thebereancall.org%2Fnode%2F6662&title=%C2%BFMISTICISMO+EVANG%C3%89LICO%3F[5] http://myweb2.search.yahoo.com/myresults/bookmarklet?u=http%3A%2F%2Fwww.thebereancall.org%2Fnode%2F6662&t=%C2%BFMISTICISMO+EVANG%C3%89LICO%3F

LA PSICOLOGÍA Y LA IGLESIA EVANGÉLICA


Nada en la historia de la iglesia moderna ha persuadido a creyentes a abandonar su fe en la suficiencia de la Palabra de Dios como la seudo-ciencia llamada Consejería Sicológica. Consideren lo siguiente: la iglesia evangélica se ha convertido en un servicio de referencia para consejeros psicólogos y psiquiatras. Muchas iglesias grandes tienen licenciados psicoterapistas en su personal. Agencias de misiones requieren que sus candidatos sean evaluados y aprobados por licenciados psicólogos profesionales antes de ser considerados para servicio misionero. Los psicólogos y consejeros cristianos son más conocidos y más respetados por evangélicos que predicadores y maestros. ¿Quién no ha escuchado del psicólogo Dr. James Dobson?

La mayoría de evangélicos están convencidos que la psicoterapia es científica y que es necesaria para suplir lo que falta o carece en la Biblia en lo que respecta a la condición mental, emocional y el comportamiento general del individuo. Cuando usamos el término “psicoterapia” nos referimos a la consejería psicológica, psicología clínica y psiquiatría (que no es biológica) También podemos usar el término “psicología” en general. Reconocemos que existen áreas de psicología que son claramente distintas de la psicoterapia y puede tener valor y mérito científico, como por ejemplo el campo que estudia la percepción, el punto de contacto entre el hombre y la máquina, ergonómica, alguna educación psicóloga, etc. Existe, sin embargo, un porcentaje mínimo en toda la industria de psicología que atestigua tener perspicacia científica de la mente del hombre.

¿Entonces cuál es el problema con psicoterapia? De acuerdo con numerosos estudios científicos, muy raramente da resultado ( y si lo hace es solo de manera superficial) y se sabe que es dañino y perjudicial al individuo. Desde el punto de vista bíblico, es una religión falsificada y está en contra de los principios bíblicos. Estas conclusiones se verán que son aparentes a medida que continuemos con este estudio de la psicoterapia. Dada la significante influencia que ha tenido en la iglesia, la psicoterapia comparada con los principios bíblicos y su aplicación en nuestras vidas, debería ser un asunto crucial y de importancia crítica para todos aquellos que creen que la Palabra de Dios es su autoridad máxima y que es totalmente suficiente ya “que nos ha dado todas las cosas que necesitamos para vivir como Dios manda” ( Pedro 1:3). ¿Cómo se puede comparar éstas dos formas, maneras y su aplicación a la vida del creyente?

Para empezar, existe una gran diferencia entre ambas. Las teorías básicas de la consejería psicoterapia contradicen lo que la Biblia enseña acerca de la naturaleza del hombre y la solución de parte de Dios en lo que concierne a sus problemas mentales, emocionales y comportamiento en general. Los conceptos de la psicoterapia consideran la naturaleza de la humanidad como básicamente buena. La Biblia, por el contrario, dice que aparte de Jesucristo, el hombre no es bueno ya que nació con una naturaleza pecaminosa “por cuanto todos pecaron, y están destituidos de la gloria de Dios” (Romanos 3:23)

La consejería psicológica promueve la creencia que los problemas que afectan adversamente al estado mental y emocional de la persona es determinada por circunstancias externas a la persona, como el abuso de parte de los padres o el ambiente en el cual la persona ha crecido. La Biblia nos dice que el corazón maligno del hombre y sus decisiones pecaminosas causan sus problemas emocionales, mentales y de su comportamiento en general. “Por que de adentro, del corazón humano, salen los malos pensamientos, la inmoralidad sexual, los robos, los homicidios, los adulterios, la avaricia, la maldad, el engaño, el libertinaje, la envidia, la calumnia, la arrogancia y la necedad. Todos estos males vienen de adentro y contaminan a la persona” (Marcos 7:21-23).

La psicoterapia trata de mejorar al ser humano, a la persona, a través de conceptos como el amor propio, el aprecio hacia uno mismo, el valor personal, las apariencias personales, etc. La Biblia enseña que la persona en sí, el hombre en sí, es el problema principal de la humanidad y obviamente el hombre no es la solución a los problemas que afligen y atormentan a la humanidad. La Biblia también ha identificado proféticamente la solución principal de la consejería psicológica, que es el amor propio, como el vehículo a una vida depravada. “También debes saber esto; que en los postreros días vendrán tiempos peligrosos. Porque habrá hombres amadores de sí mismos…” (2 Timoteo 3:1).

La Biblia enseña que la reconciliación con Dios a través de Jesucristo es el único camino para que el hombre realmente pueda remediar sus problemas pecaminosos ya sea mental, emocional o forma de conducta. “En otro tiempo ustedes, por su actitud y sus males acciones, estaban alejados de Dios y eran sus enemigos. Pero ahora Dios, a fin de presentarlos santos, intachables e irreprochables delante de Él (Jesucristo), los ha reconciliado en el cuerpo mortal de Cristo mediante Su muerte” (Colosenses 1:21,22).

La psicoterapia ha destruido la fe de muchos creyentes en lo que concierne a la suficiencia de la Biblia. Los psicólogos afirman tener conocimiento interno de la mente del hombre y la naturaleza de él, y también afirman poseer métodos para producir cambios en la naturaleza y mente del hombre que no se encuentran en la Biblia, consecuentemente pueden decir que la Biblia no puede ser suficiente para aconsejar o resolver los problemas de los creyentes, ya sean mentales, emocionales o de comportamiento en general.

La psicoterapia ha embaucado a la iglesia con la mentira que la psicología puede ser integrada con la Biblia. La idea en sí debería ser un escándalo para cualquier creyente bíblico. Desde el momento que la psicología y la Biblia son fundamentalmente opuestas la una con la otra, debería ser obvio que no puede haber una integración realista de ambas enseñanzas. Además, si la Biblia, el manual del Creador, no es suficiente para solucionar todas las cosas que conciernen a la vida y la bondad, entonces Sus seres creados tienen que buscar otras fuentes de información para poder encontrar soluciones para sus problemas mentales, emocionales y comportamiento en general. Y si ellos van a otras fuentes, entonces la afirmación de que la Biblia es autoritativa, inerrante y suficiente es también falsa.

¿Cuál es la influencia que tiene la psicoterapia en la iglesia? Sería raro encontrar un sermón sin influencias de psicología. Una típica iglesia de ésta clase sería la iglesia de Willow Creek cerca de Chicago, cuya influencia es nacional e internacional a través de sus 10,000 miembros y su asociación con otras iglesias. Un investigador de los métodos utilizados para el crecimiento de iglesias que dedicó un año observando la iglesia de Willow Creek tuvo ésta observación. “El Pastor Bill Hybels no solamente enseña principios psicológicos, pero muy a menudo usa éstos principios como guías de interpretación para su explicación de las escrituras… como por ejemplo… El Rey David tenía una crisis de identidad, el apóstol Pablo recomendó a Timoteo a hacerse un análisis a sí mismo, y Pedro tenía un problema con sus limitaciones. La intención y el resultado de todo esto son que los principios psicológicos son por lo general integrados en las enseñanzas de Hybels. El popular libro de Rick Warren llamado “La Vida con un Propósito” contribuye a la aceptación de la psicología en la iglesia cuando incluye ridículas afirmaciones como “Sansón tenía el problema de dependencia” y “la debilidad de Gideón era que tenía un nivel inferior de apreciación de su persona y también tenía profundas inseguridades.

¿Quiere decir esto que la psicología está influenciando al Cristianismo? Puede que sea así ya que a la iglesia se le ha vendido tres ideas erróneas:

1) La psicoterapia es un procedimiento científico;

2) La consejería puede ser dada sólo por profesionales;

3) La psicología cristiana reconcilia la ciencia y la fe.
Tratemos de analizar cada uno de éstas ideas. Primero, la psicoterapia no es un procedimiento científico. En el libro titulado “El Fin de la Sicología Cristiana” los escritores Martín y Deidre Bobgan observaron lo siguiente: “Tratando de evaluar la condición de la psicología, la Asociación Psicológica Americana nombró al Dr. Sigmund Koch para que organice y dirija un estudio que era financiado por la Fundación de Ciencias Naturales. Este estudio involucraba ochenta eminentes intelectuales profesionales que analizaron las realidades, teorías y métodos de la sicología. Los resultados de este procedimiento intensivo fueron publicados en Siete Volúmenes titulados “Psicología: El Estudio de una Ciencia” El Dr. Koch al ver los resultados finales de éste grupo de profesionales llega a la siguiente conclusión: “Yo creo que ya está todo bien claro y finalmente se puede decir que la psicología no puede ser una ciencia coherente”.

El Dr. Karl Popper, considerado como uno de los más grandes filósofos de la ciencia, después de haber finalizado un estudio completo de la psicoterapia declaró: “aunque pasando por ciencia (la psicoterapia) tiene en realidad más en común con mitos primitivos que con ciencia y se asemeja más a la astrología que a la astronomía”.

Segundo, la consejería no es sólo para profesionales. La psicoterapia, gracias a Freud y a algunos otros con conocimiento médico, tienen términos y conceptos que falsamente dan la impresión de que está relacionado con ciencia médica. El entendimiento, o la descripción, de la palabra “enfermedad” es crucial para poder continuar entendiendo éste “laberinto psicológico”.

La pregunta es ¿puede el proceso mental de una persona, es decir, su manera de pensar y de comportarse, estar físicamente o orgánicamente enfermo? Nuestros sesos, que son físicos, pueden estar enfermos o no funcionando de la manera apropiada, pero nuestras mentes, que no son físicas ¡no pueden estar enfermas! O sea que el término “enfermedad mental” no es apropiado, es un mito. Además, con algunas excepciones en el área de psiquiatría, los psicoterapistas no se refieren a los problemas orgánicos ni físicos de sus pacientes o clientes.

O sea que ¿qué hacen los psicoterapistas? Bueno, la mayoría de ellos hablan y escuchan. El investigador psiquiatra Dr. Thomas Szasz trata de explicárnoslos en una manera simple; “En un lenguaje simple, ¿qué realmente hace el paciente y el psicoterapista? Ellos se hablan y se escuchan el uno al otro. ¿De qué hablan? Tratando de simplificar se puede decir que el paciente habla acerca de sí mismo y el terapista habla acerca del paciente… cada uno trata de dirigir a la otra persona para que vea o haga las cosas en una manera determinada”.

Uno puede deducir que muchos evangélicos, ya sea en el púlpito o en el asiento de la iglesia, puede ciertamente ser eficiente en el campo de consejería, ¡lo cual es simplemente hablar y escuchar! Pero muy pocos de nosotros somos profesionales entrenados en una universidad. No tenemos el diploma que nos certifica académicamente él poder hablar y escuchar, ni tampoco se habrá estudiado las teorías del comportamiento humano, que no son nada más que opiniones y especulaciones de hombres impíos. Además existe más de 500 sistemas (algunos de estos se contradicen y otros son muy extraños) de terapia y miles de métodos y técnicas.

Así que no siendo profesionales no estamos al tanto de tal supuesto conocimiento. Pero aún así, ¿no son los profesionales más eficientes que los que no son profesionales en lo que se refiere a la ayuda de gente con sus problemas? La respuesta es negativa.

Después de haber examinado los resultados de consejeros psicólogos profesionales entrenados en instituciones de alto conocimiento y aprendizaje y aquellos consejeros psicólogos que no fueron entrenados por esas instituciones, los investigadores Truax y Mitchell publicaron un reporte en que nos dicen: “No encontramos, o no hay tal evidencia que el programa tradicional de entrenamiento les dé más capacitación a los terapistas profesionales que a los que no son profesionales y que no han sido entrenados con este programa”.

Consideremos la conclusión de una extensa investigación conducida por el Dr. Joseph Durlak: “En conclusión, resultados en estudios comparativos han favorecido a los que no son profesionales en el campo de consejería. No hubo diferencias significativas entre ambos grupos en 28 investigaciones, pero los que no eran profesionales fueron significantemente más eficientes que los profesionales en 12 estudios”.

Esta provocativa conclusión de estas investigaciones comparativas nos demuestra que los llamados profesionales no poseen una capacidad terapéutica superior comparado con los que no son profesionales. Además, la educación profesional en lo que respecta a la salud mental no es un requisito necesario para la eficacia de una persona que quiera dar consejería.

El autor y psicólogo Dr. Bernie Zibergeld, escribe en su libro titulado “El Retroceso de América: Los Mitos de Cambios Psicológicos” “. La mayoría de problemas que las personas encaran en su vida diaria podrían ser resueltos de una mejor manera si éstas personas hablaran con sus amigos, cónyuges, parientes o cualquier otra persona que estuviera teniendo éxito en el área de la vida en la que uno realmente no está progresando. Si yo tuviera un problema con mi esposa y no pudiera resolver tal problema, no iría a ver a un psiquiatra sino buscaría a un matrimonio que tuviera una relación que yo realmente admirara e iría a pedirles consejo. Yo buscaría ayuda a la persona que por la manera de vivir me pueda demostrar a mí que realmente él tiene resuelto tal problema”

Eso es realmente sentido común de parte de una persona que entiende el campo de la psicoterapia. Pero estamos viendo que en nuestro tiempo actual, en éstos “tiempos peligrosos” muchos en nuestras iglesias han abandonado no solamente el “sentido común” sino peor aún, han desechado los mandatos bíblicos, como es ministrar el uno al otro a través de la Palabra de Dios y el poder del Espíritu Santo. Han sido intimidados por mitos y se han alejado de la verdad.

Finalmente, la Psicología Cristiana no puede reconciliarse con fe y con ciencia. ¿Por qué no? Porque la psicología no es una ciencia, y tampoco puede ser cristianizada o integrada con el cristianismo. Por supuesto hay cristianos que son psicoterapistas profesionales licenciados, pero no existe una rama, una extensión de la psicología identificada como cristiana.

Consideren éste párrafo que expresa el punto de vista de la Asociación Cristiana de Estudios Psicológicos:

“Muy a menudo la gente nos pregunta si somos “psicólogos cristianos”… Nosotros somos cristianos que al mismo tiempo somos sicólogos pero en el tiempo presente no existe una aceptable psicología cristiana que sea notablemente diferente de la psicología que no es cristiana o secular. Es difícil insinuar que nosotros trabajamos o ejercemos nuestra profesión en una manera que es fundamentalmente distinta de nuestros colegas seculares… y aún así no hay una teoría aceptable, o tratamiento, o método que sea distintivamente cristiano”.

¿Cómo entonces los licenciados psicoterapistas que son cristianos ejercen su profesión? Ellos selectivamente escogen de entre los conceptos que aprendieron durante su educación secular y entrenamiento y tratan de integrar éstos conceptos en su sistema de creencia cristiana. Pero muchos o todos éstos conceptos no son éticos y están en contra de los principios bíblicos que se aplican cuando uno ministra a un creyente en lo que respecta a sus problemas relacionados con el pecado y el vivir una vida que es fructífera, productiva y agradable al Señor.

Uno realmente tiene que reflexionar y analizar la razón por la que un cristiano quiera considerar y aceptar una manera de pensar, una “sabiduría” que fue concebida por individuos que obviamente no eran cristianos y en realidad eran enemigos del cristianismo. Freud consideró la religión como si fuera una ilusión y era conocido por tener un odio hacia el cristianismo, porque él creía que el cristianismo estaba lleno de enseñanzas anti-semitas. Otros como Abraham Maslow y Carl Rogers, fueron descaradamente partidarios de la Nueva Era y eran Ocultistas. Y aún así consideren esta cita de un famoso psicólogo cristiano: “Bajo la influencia de los psicólogos humanistas como Carl Rogers y Abraham Maslow, muchos de nosotros que somos cristianos hemos empezado a ver nuestra necesidad por amor propio y aprecio a uno mismo. Esto es un enfoque bueno y necesario”. ¡No de acuerdo a la Escrituras!

El libro de Nehemías nos da una demostración de lo que está ocurriendo en la iglesia. Nehemías (cuyo nombre significa ‘El Señor es nuestro confortador’) es un tipo de Espíritu Santo. Dios lo manda a reconstruir Jerusalén pero bajo la apariencia de ayudar a Nehemías, los enemigos de Israel tratan de subvertir la restauración. Increíblemente el sacerdote Eliasib le dio a Tobías (que era un adversario) una cámara en los atrios de la casa de Dios, dándole acceso al cuarto donde se guardaban las ofrendas… el diezmo del grano… y la ofrenda de los sacerdotes. Tobías, el enemigo, fue dado un cuarto dentro del Templo del Señor (Nehemías 13:4-7). Así también es con lo llamado psicología cristiana de hoy en día.

¿Qué tan seria es la corrupción de la iglesia por esta psicología? Aunque ahora es realmente devastadora, las Escrituras nos advierten que va a ser peor y va a exceder lo que nosotros nos podemos imaginar. El apóstol Pablo fue enfático en su advertencia en 2 Timoteo 3:1-5 cuando dijo que en “los últimos días” la condición del hombre será “peligrosa”. Esa advertencia empieza con una característica que es la piedra angular de la psicología humanista y que Pablo nos indica (versículos 2-5) que es la raíz de todo lo maligno: el amor propio. En la próxima carta consideraremos los aspectos proféticos de la psicología y la llamada “psicología cristiana” y en la manera que contribuyen a la formación de la iglesia apóstata y a la religión del Anticristo.


Fuente: The Berean Call

lunes, 24 de agosto de 2009

LA MUJER PECADORA Y JESUS


Por Ingº Alfonso Orellana

Siempre me parecieron curiosas dos cosas relacionadas con la Traducción del Nuevo Mundo (TNM) y el capítulo 8 de Juan; por un lado omite los versículos 7:53–8:11 del texto regular, pero designándolos como de dudoso origen e incluyéndolos como nota marginal. Por otro lado, nunca citan estos versículos en sus proliferas publicaciones.
Lo que piensan oficialmente sobre el particular se resume en el Volumen II de “Perspicacia,” Pág. 147. “El pasaje espurio de Juan 7:53–8:11. Estos doce versículos obviamente se han añadido al texto original del evangelio de Juan. No se hallan en el Manuscrito Sinaítico ni en el Manuscrito Vaticano núm. 1209, aunque sí aparecen en el Códice de Beza del siglo V E.C. y en manuscritos griegos posteriores. Sin embargo, la mayoría de las primeras versiones las omiten. Es evidente que no son parte del evangelio de Juan. Un grupo de manuscritos griegos coloca este pasaje al final del evangelio de Juan; otro grupo lo pone después de Lucas 21:38, lo que apoya la conclusión de que es un texto espurio y no inspirado.”La excusa que dan es que “Los manuscritos !BSys* omiten los versículos 53 hasta el capítulo 8, versículo 11…” (*! (’Álef) Códice Sinaítico, gr., siglo IV E.C., Museo Británico, E.H., E.G.)

Pero cuando analizamos las fuentes principales usadas para la Traducción del Nuevo Mundo (al inglés), notamos que este texto en particular no figuró entre los ‘básicos’ usados por el comité de traducción. Los textos usados, Westcott y Hort, el Siríaco y Latino (Vulgata), todos contienen el relato.

Entonces me pregunto; ¿Qué realmente llevó a la Watchtower a “la conclusión de que es un texto espurio y no inspirado.”? Más importante aun; si realmente creen que es así, ¿Por qué todavía figura en su traducción? ¿Por qué no corrió la misma suerte del libro de Macabeos, por ejemplo?

Yo tengo una teoría muy personal al respecto. Pero antes, veamos el texto como aparece en la TNM.

53 Entonces se fueron cada uno a su casa.8 Pero Jesús se fue al monte de los Olivos. 2 Al amanecer, sin embargo, se presentó otra vez en el templo, y todo el pueblo empezó a venir a él, y se sentó y se puso a enseñarles. 3 Entonces los escribas y los fariseos trajeron a una mujer sorprendida en adulterio, y, después de ponerla de pie en medio de ellos, 4 le dijeron a él: “Maestro, esta mujer ha sido sorprendida en el acto de cometer adulterio. 5 En la Ley Moisés prescribió que apedreáramos a mujeres de esta clase. Tú, pues, ¿qué dices?”. 6 Por supuesto, decían esto para ponerlo a prueba, a fin de tener algo de qué acusarlo. Pero Jesús se inclinó y empezó a escribir en la tierra con el dedo. 7 Como persistieron en preguntarle, se enderezó y les dijo: “El que de ustedes esté sin pecado sea el primero en tirarle una piedra”. 8 E inclinándose de nuevo, siguió escribiendo en la tierra. 9 Pero los que oyeron esto empezaron a salir, uno a uno, comenzando por los ancianos, y lo dejaron solo, y a la mujer que estaba en medio de ellos. 10 Enderezándose, Jesús le dijo:“Mujer, ¿dónde están? ¿No te condenó nadie?”. 11 Dijo ella: “Nadie, señor”. Jesús dijo: “Tampoco yo te condeno. Vete; desde ahora ya no practiques pecado”.

Mi apreciación de este relato es que está en plena armonía con lo que harían, no sólo estos escribas, sino que armoniza plenamente con la manera en que el Jesús del Nuevo Testamento reaccionaría. No veo nada en el relato contrario a la persona de Jesús. Vemos su ecuanimidad, su profunda percepción, su reacción sorpresiva y sobre todo, su amor y gracia. Jesús perdonó los pecados de esta mujer y le enseñó el camino a la santidad, “desde ahora ya no practiques el pecado.”

En la superficie, aquí no se está desafiando ninguna de las doctrinas básicas y particulares de la Watchtower como para hacer de ello un punto de contención, como lo es la Trinidad, el castigo eterno, la condición de los muertos, etc. Lo que sí se desafía aquí es la doctrina de la disciplina dentro de la congregación. Por supuesto, hablamos del manejo de los pecados de los miembros una vez estos son; o descubiertos o confesados.

En La Atalaya de enero 1ro, 1995, bajo el artículo “Cómo distinguir la debilidad, la iniquidad y el arrepentimiento” se expuso lo siguiente:

“Si alguien comete un pecado grave por debilidad carnal, necesita con urgencia la atención de los pastores según el procedimiento indicado en Santiago 5:14-16: “¿Hay alguno enfermo [espiritualmente] entre ustedes? Que llame a sí a los ancianos de la congregación [...], si hubiera cometido pecados, se le perdonará. Por lo tanto, confiesen abiertamente sus pecados unos a otros y oren unos por otros, para que sean sanados”.”

“De modo que cuando un cristiano dedicado comete un pecado craso, se necesita más que la confesión personal a Jehová. Los ancianos deben intervenir, pues están en juego la limpieza y la paz de la congregación. (Mateo 18:15-17; 1 Corintios 5:9-11; 6:9, 10.) Es posible que los ancianos tengan que determinar varias cosas: ¿Está arrepentida la persona? ¿Qué la condujo al pecado? ¿Fue el resultado de un momento aislado de debilidad? ¿Fue una práctica del pecado? Estas preguntas no tienen siempre una respuesta sencilla o definida, por lo que requieren mucho discernimiento.”

Este artículo fue dirigido principalmente a los ancianos. Note que la razón principal, como pretexto para este procedimiento es “…la limpieza y la paz de la congregación.” No el ayudar al pecador. El artículo reconoce que los ancianos no pueden leer el corazón y por lo tanto, les es imposible saber si alguien está arrepentido o no. Note como una persona pudiera manipular la situación ante un comité judicial: “Es posible que los ancianos perciban en una audiencia judicial un cambio acusado en su condición de corazón, que se refleje en una actitud o apariencia de arrepentimiento.” Entonces el juicio, junto con las consecuencias trascendentales que pueden y suelen venir con una expulsión, lo determina la “percepción” de tres hombres cuyo entrenamiento, conocimiento y amor pudieran ser muy limitados.

De hecho, el articulo antes citado sólo introduce unas palabras alusivas a ‘compasión pastoral’ en los últimos párrafos enfocando el caso de aquellos que son expulsados y como los ancianos deben instar al expulsado a buscar el camino de regreso. Definitivamente, el comité judicial no ora a favor del expulsado. Vemos cómo de las sencillas palabras de Santiago ellos sacan licencia para instalar todo un sistema jurídico que va más allá, por mucho, de “…confiesen abiertamente sus pecados unos a otros y oren unos por otros, para que sean sanados”.

No hay duda que hay un lugar apropiado para la disciplina severa en la casa de Dios tal como la recomienda Pablo en 1 Corintios capitulo 5. Pero como es evidente, esta disciplina es administrada por el colectivo congregacional y no por un comité judicial de tres contra uno en un cuarto secreto. Esto es una perversión del consejo de Dios.

Aquí radica el problema de la Watchtower y la mujer pecadora de Juan 8. Sencillamente la manera en que Jesús manejó este “caso judicial” no encaja con el modelo de la Watchtower. Jesús no le envió a ver a los ancianos, no le quitó privilegios ni le expulsó. Le extendió gracia, misericordia y le exhortó a no pecar más. Tal como le respondió al que inquirió acerca de quién es nuestro prójimo, podemos hacer nuestras las palabras de Jesús; “Ve y has tú lo mismo.”

Esa es la razón por la cual este relato no le es conveniente a la Watchtower. Este modelo de misericordia y perdón no deja lugar para inquisiciones invasivas de la privacidad de nuestros hermanos. Este modelo nos recuerda nuestra propia pecaminosidad. Nos recuerda que no somos mejores que el peor pecador que encontramos en el camino. Nos recuerda que ‘con la medida que medimos a otros, seremos medidos.’

domingo, 23 de agosto de 2009

REALMENTE EL EVANGELIO DE LA PROSPERIDAD HA HECHO PRÓSPEROS A SU PARTIDARIOS EN ESTADOS HUNDIDOS?


LAS CIFRAS HABLAN

Según las encuestas del Pew Forum sobre Religión y Vida Pública, el nivel de ingresos medio de todos los Cristianos es menos que aquellos de las otras fes. Por ejemplo, el porcentaje de cristianos protestantes con ingresos superiores a 100,000 dólares por año es del 15 %. Este porcentaje es menos que de los Musulmanes (16 %), Judíos (46 %), budistas (43 %) e hindús (43 %).

Comparando entre denominaciones cristianas mismas, encontramos algo interesante. Si uno asume que la enseñanza del evangelio de la prosperidad debe ser la más frecuente en las sectas Pentecostales evangélicas, la falsedad de esta enseñanza se muestra como la más fraudulenta por las cifras que hemos conseguido. La demografía Pentecostés o Pentecostal es la más pobre de todas, a excepción de los Bautistas en la históricamente Tradición Negra. El 48 % de Pentecostales (partidarios de la prosperidad) tiene ingresos menores de 30,000 dólares al año; y sólo el 7 % mayor que 100,000 dólares por año. Esto se compara con el 31 % y el 18 % en la población cristiana en general, respectivamente.

Claramente, las promesas de la Teología de la Prosperidad son una broma pesada, un engaño bien elaborado para explotar a los feligreses. Podrían hacerse muchas peores alegaciones, pero con esto basta y sobra para probar su falsedad. Este evangelio “no libera seguramente al oprimido” como era la misión de Cristo. (Lucas 4:18)

Ah, y este mismo “fenómeno” se repite seguramente en los países de América Latina, donde los Pentecostales no son los cristianos más afortunados y acomodados que existen comparados con los demás cristianos de otros grupos evangélicos no pentecostales.

Mi lista de blogs

Mi lista de blogs