I made this widget at MyFlashFetish.com.

sábado, 13 de junio de 2009

SIETE REFLEXIONES OPORTUNAS DIRIGIDAS A CUALQUIER “TESTIGO DE JEHOVÁ” INTELIGENTE


1.-Si los mansos heredarán la tierra (Mat. 5:5), ¿quiere decir esto que los que heredan el cielo no son mansos?

2.-En Efesios 4:11,12 Pablo dice que el Señor estableció, entre otros, a maestros, a evangelistas y a pastores (ancianos) para el perfeccionamiento de los santos y para la edificación del cuerpo de Cristo (que es la iglesia ungida). Pregunto: ¿Debemos entonces concluir, a la luz de estos versos, que miembros de las “otras ovejas” que ocupan cargos de ancianos y maestros pueden perfeccionar y edificar a miembros de la clase ungida (la iglesia)? ¿Cómo es posible esto? ¿No son los ungidos (miembros de la clase de la iglesia) los llamados a edificar a las otras ovejas, y no al revés?

3.-Según Juan 1:11,12, todos aquellos que reciben a Cristo, y creen en su nombre, son hijos de Dios. ¿Quiere decir esto, entonces, que la clase de las “otras ovejas” (los que no son hijos de Dios), no han recibido a Cristo, ni han creído en su nombre?

4. -Si a usted, como Testigo de Jehová, le invitarán a un memorial en un salón del reino de una localidad donde usted nunca ha visitado, le pregunto: ¿cómo distinguiría usted entre un miembro participante de la clase de las “otras ovejas” de un invitado “mundano” o de algún estudiante aún no bautizado?

5.- Jesús dice que todo aquel que hace la voluntad de Dios, ése es su madre, hermano, etc (Marcos 3:35). Si sólo la clase de la "manada pequeña" de 144,000 Testigos de Jehová son hermanos de Cristo, pregunto: ¿La voluntad de quién están haciendo los de la clase de las "otras ovejas", es decir, el 97% de Testigos de Jehová? ¿Acaso la del diablo como los fariseos de Juan 8:44?

6.- Si sólo los mansos heredarán la tierra, y éstos están compuestos por la clase de las "otras ovejas", pregunto: ¿Por qué requerirán estas ovejas ser gobernadas con "vara de hierro" si son mansas y humildes como lo que son (ovejas)?

7.- Si sólo la clase ungida, la llamada “manada pequeña”, posee el Espíritu Santo, pregunto: ¿Cómo podrán resucitar de la tumba los miembros de las “otras ovejas” si no tienen el Espíritu santo en ellos? ¿Acaso no dice Pablo que es por el poder del Espíritu Santo que está en el creyente el que lo resucitará de la muerte? (Ver Romanos 8:11).
Usad el cerebrito que Dios os dio...¡No se vaya a "oxidar"!

viernes, 12 de junio de 2009

LA DOCTRINA DE LOS "144.000" Y LAS "OTRAS OVEJAS"


DESTRUYE LA OBRA DE CRISTO

A) Los Testigos de Jehová que forman cada uno de esos dos grupos:

1) Según el CG, el grupo de los 144.000, de los cuales se habla en Apocalipsis 7:1-8; 14:1-5, se empezó a formar con los apóstoles, y terminó de completarse en 1931; en esta fecha se empezó a formar el grupo de "las otras ovejas":

"Los que constituyen el grupo de los 144.000 son israelitas espirituales" (77/115).

"Pedro y otros apóstoles también les dijeron a sus oyentes acerca de Jesucristo y lo que Dios requería que ellos hicieran para llegar a ser parte de la nación espiritual de Dios, o Israel espiritual.- Hechos 2:14-40.

"En ese día la nación espiritual comenzó con solidez, porque además de los 120 discípulos que recibieron el espíritu santo primero, 3.000 personas se bautizaron y también recibieron el espíritu santo de Dios." (65/147-148).

"El libro de los Hechos relata cómo comenzó la nación espiritual." (65/151).

"[…] en 1914 el número cabal que se necesitaba para formar la nación espiritual de Dios todavía no se había completado. Había que recoger a otros. Esto significaba predicar. Correctamente, los que deberían hacer esta predicación tenían que ser testigos de Jehová. Estos testigos tenían que predicar las nuevas del reino celestial por todo el mundo. Por medio de esta predicación los últimos que faltaban para completar el número de miembros de la nación espiritual de Dios serían juntados de entre las naciones." (65/186).

"Desde 1931 el Buen Pastor ha estado juntando sus ‘otras ovejas.’ Así que los centenares de miles de personas que ahora se asocian con la sociedad del nuevo mundo (el Jehovismo) son ‘otras ovejas’." (65/194).
2) Los 144.000 forman la "manada pequeña" que vivirá en el cielo, mientras que las "otras ovejas" vivirán en la tierra, según la doctrina del CG:
"La esperanza de las ‘otras ovejas’ es terrestre; la esperanza de la ‘manada pequeña’ es celestial. No obstante, la sociedad del nuevo mundo no está dividida, puesto que es ‘un solo rebaño’ bajo ‘un solo pastor.’ […]

"¿Puede cualquier persona ser de las ‘otras ovejas’? El Buen Pastor nos da la respuesta. Mediante un ángel Cristo dio a su apóstol una visión de una grande muchedumbre de ‘otras ovejas.’ (Apocalipsis 7:9, 10) […]" (65/194-195).

"El reino que las ovejas llegan a poseer, o heredan, no es el reino del cielo. Las ovejas heredan la región terrestre del reino del cielo. Lo que las ovejas consiguen es vida eterna en la tierra." (65/202).

3) Todos los que pertenecen a los "ungidos" (o 144.000) forman la clase del "esclavo fiel y discreto", que da el alimento espiritual, por medio de las publicaciones que suministra el CG, cuyos miembros son parte de los 144.000, o "manada pequeña":
"[…] Cristo está usando una sola organización en la tierra para llevar el alimento espiritual a la gente. Dijo Jesús: ‘¿Quién, pues, es el siervo fiel y prudente (‘esclavo fiel y discreto,’. NM), a quien su señor ha puesto sobre su familia, para darles el alimento a su tiempo? ¡Bienaventurado aquel siervo, a quien su señor cuando viniere le hallare haciendo así! De cierto os digo, que le pondrá sobre todos sus bienes.’ – Mateo 24:45-47.

"En fiel cumplimiento de las palabras de Jesús, Cristo ha nombrado y puesto a los últimos de la nación espiritual de Dios ‘sobre todos sus bienes.’ ¿Quién, pues, es este ‘siervo fiel y prudente’ o ‘esclavo fiel y discreto’? El ‘siervo’ no es cierto hombre. Tampoco es la Sociedad Watch Tower. Es el cuerpo unido de los últimos que han sido recogidos de la nación espiritual de Dios." (65/192-193).

"Mientras efectúan su trabajo (de casa en casa) se esfuerzan por utilizar cabalmente las excelentes publicaciones que suministra la clase del ‘esclavo fiel y discreto’ por medio de la Sociedad Watch Tower." (98/140).

"De entre los miembros del cuerpo de Cristo ungidos por espíritu algunos sirven como un cuerpo gobernante o junta administrativa visible. […]

"Para hacer más fácil la ejecución de las instrucciones de Jesús de predicar ‘estas buenas nuevas del reino’ en toda la tierra habitada, la Sociedad Watch Tower Bible and Tract también tiene oficinas sucursales en varios países. Todas éstas están sujetas al cuerpo gobernante visible, pero cada sucursal da su atención a su propio territorio." (72/40-41).

B) Cómo se salva cada uno de esos dos grupos.

1) Cuando uno de la "manada pequeña" se muere, se va en espíritu al cielo a formar parte de ese gobierno que el CG dice que empezó en 1914, y ya está salvo para siempre; mientras que las "otras ovejas" tienen que pasar por varias etapas para ser salvas: cuando llegue el fin del mundo en el Armagedón, las que estén vivas, no morirán, y las que estén muertas, serán resucitadas en ese momento; a partir de entonces, todas tienen que enseñar sus doctrinas a las personas que no las han conocido mientras vivieron en la Tierra, las cuales irán resucitando por etapas; las que conocieron sus doctrinas y se opusieron a ellas, no resucitarán. En ese nuevo mundo, durante mil años, las "otras ovejas" enseñarán a esas personas con la Biblia jehovista (que, por eso, se llama la versión "del Nuevo Mundo"). Las personas que obedezcan las doctrinas del Jehovismo, se unirán al grupo de las "otras ovejas"; las que no obedezcan, morirán sobre la marcha. Cuando acabe ese período de mil años, estarán vivas en la Tierra todas las personas que habrán llegado a formar parte del grupo de las "otras ovejas". Entonces, Dios someterá a todas las "otras ovejas" a una prueba final (el Jehovismo no dice en qué consistirá esta prueba); las personas que fracasen en esta prueba, serán exterminadas en el acto; pero a las que superen la prueba, se les aplicará "el valor de la ofrenda (que hizo Jesús) por el pecado", y vivirán para siempre en la Tierra, gobernadas por los 144.000 desde el cielo, junto con Cristo, que, por eso, forman un grupo de 144.001, según explica el CG en sus siguientes obras (65/202-218), (70/236-238, 391-400), (60/97), (76/51), etc.

2) Ahora bien, mientras que la "manada pequeña" de los 144.000 son hijos de Dios, los llamados "otras ovejas", que forman "la gran muchedumbre", no son ni serán nunca hijos de Dios, sólo aspiran a ser "nietos" de Dios, cuando lleguen a superar la mencionada prueba final después de los mil años; esto es así (según el CG) porque, como recibirán vida eterna a través de Jesús (que es hijo de Dios), ellos son hijos de Jesús, y, por tanto, nietos de Dios; aunque al orar, llamen Padre a Dios, en realidad sólo es su abuelo:

"De modo que hay dos grupos: una pequeña manada, que reinará con Cristo en los cielos, y una grande muchedumbre, que vivirá en la tierra […]. Esta grande muchedumbre de otras ovejas no tiene esperanza celestial. Su esperanza es la de vivir a través de la batalla del Armagedón y seguir viviendo en la tierra limpia y permanecer allí.

"Cristo es el Rey. El y los 144.000 miembros de su nación espiritual gobernarán desde el cielo." (65/216-218).

"Un resto de estos hijos todavía está sobre la tierra. Unida a ellos […] está una muchedumbre de personas de buena voluntad que siempre va en aumento. Estas también pueden apropiadamente dirigirse a Jehová como ‘Padre nuestro’, porque durante el reino milenario de Cristo llegarán a ser hijos terrestres del Dador de vida, o sea del mismo Cristo Jesús, y por lo tanto literalmente están en línea para llegar a ser ‘nietos’ de Dios. En las Escrituras a menudo se refiere al abuelo como padre." (67/160-161).

C) Esta doctrina del Jehovismo destruye la obra de Cristo.

1) Es evidente que Jesús vino la primera vez para poner fin al problema del pecado y dar la salvación, por medio de su muerte, a todos los que crean en él y le acepten como su salvador personal (Daniel 9:24; Hebreos 2:14; 9:23-26; 10:1-10; 1 Juan 2:1-2; 1 Timoteo 1:15; Juan 3:16; 5:24; 10:27-29; 5:28-29; Marcos 16:15-16; etc.).
2) Por tanto, cuando venga Jesús por segunda vez, no vendrá para salvar a nadie de los pecados, sino para dar la salvación a los que lo esperan (Hebreos 9:28; 1 Tesalonicenses 4:13-18).

3) Por consiguiente, cuando el CG dice que las "otras ovejas" se salvan después de la segunda venida de Cristo, y que se salvan por medio de superar una prueba final (sin que sea por la fe en el sacrificio de Cristo), comete un craso error; pues esa enseñanza es totalmente antibíblica; es una doctrina jehovista que destruye la obra salvadora de Cristo; porque no hay otra forma de salvarse que no sea por medio de la fe en Jesús (Efesios 2:8; Romanos 3:21-30; etc.).

D) El Jehovismo tergiversa y destruye la Biblia para mantener su doctrina sobre esos dos grupos.

1) Aunque la Biblia dice que todos los cristianos son "hijos de Dios" (1 Juan 3:2), el Jehovismo considera que, cuando se escribió el Nuevo Testamento, todos los cristianos sí eran hijos de Dios; por tanto, todo lo que la Biblia dice se refiere a los "hijos de Dios"; porque, entonces, todos los creyentes formaban parte de los 144.000, hasta que se completó este número. Por tanto, según el Cuerpo Gobernante, la Biblia es la Palabra de Dios para sus hijos espirituales; es decir, para los 144.000 solamente; por esto, las "otras ovejas" tienen bien gravado en sus mentes que la Biblia es la Palabra de Dios que sirve de alimento espiritual sólo para los 144.000 (70/120-156). Nunca se insistirá bastante en esto; porque esta doctrina jehovista de los dos grupos es fundamental para entender la idiosincrasia del Jehovismo. Las "otras ovejas" usan la Biblia como una especie de ganzúa para hacer su trabajo "de casa en casa"; pero su alimento espiritual no está en la Biblia, sino que les llega por medio de las publicaciones suministradas por el esclavo fiel y discreto, que es a quien Dios a puesto, para dar ese alimento espiritual, como ya hemos visto más arriba (apartado A).

2) No obstante, hay, por lo menos, tres textos en la Biblia, que muestran claramente que los que creen en Cristo desde 1931 también son hijos de Dios. Estos textos son: Juan 1:12; Romanos 8:14 y Gálatas 3:26. Vamos a estudiarlos a continuación:
a) Juan 1:12. Traducimos este texto del Nuevo Testamento griego del Jehovismo, que dice así:

"Pero, a cuantos lo recibieron, les dio poder para llegar a ser hijos de Dios, a los que creen en su nombre." (94/418).

*) El CG se ha dado cuenta de que este texto destruye su doctrina discriminatoria entre esos dos grupos: los "hijos de Dios" y los que "están en línea para ser nietos de Dios". Por tanto, para poder mantener esa doctrina antibíblica de esos dos grupos, ha destruido este texto de Juan 1:12 mediante una traducción fraudulenta, que dice así en su Biblia del Nuevo Mundo:

"No obstante, a cuantos sí lo recibieron, a ellos les dio autoridad de llegar a ser hijos de Dios, porque ejercían fe en su nombre." (82/1276).

*) En primer lugar, el verbo "creer" (de la última oración gramatical) es, en griego, un participio de presente activo en dativo, y, por tanto, hay que traducirlo por "a los que creen" o "a los creyentes". Este presente "creen" es un "presente omnitemporal" (99/333); es decir, que abarca todos los tiempos, como si decimos: la Tierra "gira" sobre su eje; el presente "gira" es omnitemporal, no tiene ningún límite en el tiempo, que es lo que sucede con el "participio de presente griego" del que traducimos el "presente de indicativo" en español; ese "participio" griego no tiene ninguna indicación de tiempo (100/179). Por tanto, sólo indica el hecho de creer en cualquier momento que se produzca, y, por esto, lo mismo da que uno empiece a creer antes o después de 1931. Por consiguiente, es igual si nos atenemos a lo que significa el "participio de presente" griego, como a lo que significa el "presente omnitemporal" español. El CG cambia el presente "creen" por el imperfecto "ejercían fe"; de esta manera limita el hecho de "creer" (o "ejercer fe", según él) a las personas que recibieron a Jesús cuando vino a la Tierra. Así consigue que todos los que se han unido a los TJ después de 1931, crean que no pueden ser hijos espirituales de Dios, y que se salvarán de una forma diferente a los 144.000.

*) En segundo lugar, vemos que no acaba ahí la falsificación de Juan 1:12. En efecto, la oración gramatical que dice: "a los que creen en su nombre" es una "oración coordinada por yuxtaposición", con la cual se dice: "a los que creen", para dar a entender que el "poder para llegar a ser hijos de Dios" no se refería sólo a los que lo recibieron entonces, sino que es para todos los creyentes en Jesús en todos los tiempos. Ahora bien, el CG limita otra vez lo que dice esta oración coordinada en aposición cambiándola por una "oración subordinada causal"; para que, por medio de ella, se diga la causa por la cual Jesús dio ese poder a los que lo recibieron entonces, a saber, "porque ejercían fe ..."; con lo cual todo queda limitado a los que vivían en la época de Jesús. Como se ve, el CG del Jehovismo se ha ensañado contra la sintaxis de este pasaje de Juan 1:12. Es evidente que esta falsa traducción está hecha por unos consumados falsarios, de los cuales se habla en 2 Corintios 2:17 y Efesios 4:14.

b) Romanos 8:14. En la Biblia del Nuevo Mundo, este texto dice:

"Porque todos los que son conducidos por el espíritu de Dios, estos son hijos de Dios." (82/1356).

*) Hace más de veinticinco años que explicamos este texto a los TJ (54/322), y ahora vamos a insistir aquí. El CG dice que:
"Cada uno de los testigos de Jehová es ministro del evangelio." (67/220).

*) Ahora, cada TJ, a quien, el CG, ha hecho creer que él no es "hijo de Dios", sino que pertenece al grupo de las "otras ovejas", tiene que darse cuenta que, cuando él va predicando como "ministro del evangelio", sólo tiene dos posibilidades: o es conducido por "el espíritu de error" (1 Juan 4:6), o es "conducido por el espíritu de Dios" (Romanos 8:14); si cree que es éste su caso, por fuerza tiene que reconocer que él también es un "hijo de Dios", así como todos los TJ que van predicando como él; por tanto, cuando el CG dice que los "hijos de Dios" son sólo 144.000, eso no sólo es un error, sino que también es un camelo y una tomadura de pelo de los jefes del Jehovismo hacia todos los TJ.

c) Gálatas 3:26. El CG traduce este texto así:

"Todos ustedes, de hecho, son hijos de Dios mediante su fe en Cristo Jesús." (82/1397).

*) La traducción literal, que hacemos de este texto del NT griego del Jehovismo, dice así:

"Porque todos sois hijos de Dios por la fe en Cristo Jesús." (94/850).

*) Es evidente que la causa que hacía que los gálatas fueran "hijos de Dios" era "la fe en Cristo Jesús". Todos los miembros del Jehovismo, que en 1931 tomaron el nombre de "Testigos de Jehová" (67/217), ahora se llaman "Testigos cristianos de Jehová". Por tanto, por su mismo nombre quieren indicar que creen en Cristo Jesús; si esto es cierto, su fe en Cristo Jesús tiene que producir el mismo resultado que produjo en el caso de los gálatas; a saber, todos los TJ también tienen que ser "hijos de Dios por la fe en Cristo Jesús", a pesar de todos los sofismas del CG del Jehovismo para convencerlos de lo contrario.

3) Por otra parte, ya explicamos y probamos ampliamente que los 144.000 de Apocalipsis 7:1-8 no puede ser un número literal, sino que se trata de un número simbólico que representa a los últimos cristianos que serán salvos en el momento antes del fin del mundo (54/325-331).

4) Ahora bien, puesto que el CG se empeña en tomar de forma literal el número 144.000, también tiene que tomar de forma literal lo que se dice de esos 144.000. En Apocalipsis 14:1-5, se vuelve ha hablar de ellos, y, según la Biblia del Jehovismo, se dice:

"Estos son los que no se contaminaron con mujeres; de hecho, son vírgenes." (82/1480).

5) Es evidente que, si literalmente se trata de 144.000 creyentes, también literalmente solamente son hombres, según dice ese pasaje que se refiere a ellos.

6) En este caso, si (como dice el CG) esos 144.000 son todos los cristianos que hubo desde los apóstoles hasta 1931, resulta que con los apóstoles también había mujeres cristianas, según Hechos 1:14; Romanos 16:1-15, etc. Ahora tiene que aclarar el CG cómo coloca a todas esas mujeres cristianas del siglo I entre los 144.000 de

Apocalipsis 14:1-5, ya que en este texto literalmente sólo se trata de hombres.

7) Por todo lo visto hasta aquí en este capítulo, no hay duda de que la doctrina de los "144.000 hijos de Dios" y las "otras ovejas" destruye la obra salvadora de Cristo al asignar a cada grupo una forma diferente de salvación; al mismo tiempo tergiversa y falsifica la Biblia para mantener esta misma doctrina, y hace una discriminación espiritual y religiosa entre los dos grupos de TJ. Por otra parte, desde el punto de vista teológico es una gran herejía que comete el CG del Jehovismo, enseñando doctrinas contrarias a la enseñanza de los apóstoles, por lo que todos los TJ deberían hacer lo que dice el apóstol Pablo en Romanos 16:17-18.

PASANDO EL NEGOCIO A LA HIJA: ¡TODO QUEDA EN FAMILIA!


Aunque dos megaiglesias de la costa oeste de los Estados Hundidos efectúan una transición para nuevos pastores mayores, los congregantes de cada iglesia no tienen de qué preocuparse por el desconocimiento de los líderes entrantes, pues están bien recomendados.

En la Catedral de Cristal en el Condado Orange, Calif., El fundador Robert H. Schuller anunció esta semana que él está cambiando de dirección sobre el liderazgo de la mega iglesia de 10,000 miembros para su hija mayor Sheila Schuller Coleman, de 58 años de edad. Coleman, una anterior maestra de escuela, ha estado haciendo las funciones de directora de la iglesia de los ministerios familiares, además de supervisar a sus escuelas y niños y los ministerios de juventud. Aunque la transición salió a la luz el último domingo en la noche se ha hecho efectiva inmediatamente, Coleman dice que ella nunca esperó liderar la iglesia. "Nuestra iglesia aun no comenzó a ordenar a las mujeres hasta 1973," dijo ella. " me enorgullezco de mi papá para hacer esto, y espero que pueda servir de un papel modelo para las mujeres menores que quieren lograr cosas en esta iglesia".

En una carta publicada en el sitio Web del ministerio, Schuller dijo que Dios le habló en las primeras horas de la mañana. "Da el mensaje – emite mi visión original para este ministerio," dijo él que Dios le masnifestó. " No te preocupes. He llamado a tu hija Sheila, también. Ella está equipada y ella será tus piernas".

Schuller dijo que él pasará dos años más "emitiendo la visión de Dios" para el ministerio y su hija le pondrá "piernas a la vista". En 2006, Schuller asignó a su hijo, Robert A. Schuller, 54, para que asuma el control de la iglesia, pero el joven Schuller salió abruptamente el año pasado después de un desacuerdo con su padre. Juan Carlos Ortiz, quien hizo las funciones de pastor interino, quedará como un pastor educativo.

Breve comentario de Apologista:

Me pregunto si Shuller padre sólo tenía en cartera a sus hijos para reemplazarlo y no a algún otro hermano idóneo y capaz de su megaiglesia de 10,000 asistentes. Todo parece indicar que la nombrada no tiene pergaminos suficientes para suplantarlo, y sin duda Schuller padre se olvidó de que las damas no deben liderar la iglesia del Señor, y menos, ser pastoras. En fin, parece que el viejito Schuller sólo tuvo una visión de Shangri-Lá, y no del cielo. Pero a mí, en lo personal, ya nadie me viene con cuentitos de que “Dios me dijo”, “Dios me reveló”, Dios se me presentó…etc.
www.apologista.wordpress.com

¿QUIÉN ES EL ESCLAVO FIEL Y DISCRETO DE MATEO 24:45?


Por Ingº Mario A Olcese (Apologista)

Una de las preguntas que me hacen mis visitas es la siguiente: ¿Quién es el esclavo fiel y discreto mencionado por Cristo en Mateo 24:45?¿Es acaso una clase o élite de cristianos que domina y dirige a otra clase inferior de cristianos?

Creo que el secreto para una sana interpretación de las Escrituras está en examinar cada oración, cada frase, cada palabra, cada coma, y cada acento del “texto problema”. En realidad se nos manda a Escudriñar las Escrituras, y no tan sólo leerla sin meditación o reflexión cuidadosa. Eso es lo que vamos hacer con Mateo 24:45-51: “¿Quién es, pues, el siervo fiel y prudente, al cual puso su señor sobre su casa para que les dé el alimento a tiempo? Bienaventurado aquel siervo al cual, cuando su señor venga, le halle haciendo así. De cierto os digo que sobre todos sus bienes le pondrá. Pero si aquel siervo malo dijere en su corazón: Mi señor tarda en venir; y comenzare a golpear a sus consiervos, y aun a comer y a beber con los borrachos, vendrá el señor de aquel siervo en día que éste no espera, y a la hora que no sabe, y lo castigará duramente, y pondrá su parte con los hipócritas; allí será el lloro y el crujir de dientes”.

Es interesante observar que aquí hay un siervo a quien se le advierte que puede ser premiado o castigado según sus hechos. Es alguien que sin duda puede fallar, que puede ser infiel, que puede ser indolente. No es pues alguien en que se puede asegurar al 100% que será fiel y prudente siempre y hasta el fin, y mucho menos suponer que será infalible. Sin duda es alguien que puede terminar siendo castigado duramente por su maldad. No es, pues, alguien escogido por el Señor para que nunca le falle, sino que alguien que deberá mostrar lealtad hasta la venida del amo, para luego ser puesto sobre todos los bienes del Señor. Pero recuerde, este siervo podría desviarse y ser castigado eternamente por su infidelidad. Esto difícilmente puede referirse a una clase de Cristianos iluminados y guiados por el Espíritu Santo, y de quien se supone dará siempre y lealmente el alimento sano y verdadero de Dios a su grey.

También quiero hacer hincapié de que cuando Jesús habla del siervo fiel y prudente, el se está refiriendo a varios siervos, siervos que atienden en su casa. En Marcos 13:34-37 leemos algo similar, con estas palabras: “Es como el hombre que yéndose lejos, dejó su casa, y dio autoridad a sus siervos, y a cada uno su obra, y al portero mandó que velase. Velad, pues, porque no sabéis cuándo vendrá el señor de la casa; si al anochecer, o a la medianoche, o al canto del gallo, o a la mañana; para que cuando venga de repente, no os halle durmiendo. Y lo que a vosotros digo, a todos lo digo: Velad”.

Nótese que en Mateo 24:45 y Marcos 13:34 el Amo dejó su casa en manos de SUS SIERVOS, y siervos que tenían DIFERENTES FUNCIONES, incluso al mismo PORTERO. Todos ellos, SIERVOS del Amo de casa, tenían que cumplir sus funciones, tanto el de más categoría, digamos el Amo de llaves, como el portero. Todos debían velar. Así que aquí vemos que Jesús se estaba refiriendo a sus siervos en general, quienes, según su responsabilidad, debían ser fieles y prudentes. Nótese que el verso 37 dice que estas palabras son dirigidas a todos sus discípulos (“Y lo que a vosotros os digo, A TODOS LO DIGO”) Así que si usted, amigo lector, es un creyente en Jesucristo, y su siervo, entonces usted está llamado a ser un siervo fiel y prudente en su tarea encomendada. Recordemos la parábola de las diez vírgenes que salieron a recibir al novio. Cinco de ellas fueron PRUDENTES, como deben serlo todos los buenos siervos fieles y PRUDENTES que velan hasta la venida del Amor para recibirlo (Mateo 25:1,2). Es decir, todos los cristianos fieles son “siervos fieles y prudentes” y todos los que son infieles o duermen son “esclavos malos”. Así de simple es la cosa.

Ahora bien, el llamado “Cuerpo Gobernante” de los Testigos de Jehová de manera astuta pero engañosa se apoya en estas declaraciones de Jesucristo para sustentar su creencia de que “el esclavo fiel y discreto” es una clase de cristianos (es decir, ellos mismos) que tienen la tarea de dar el alimento espiritual a los feligreses, y por tanto, no pueden jamás equivocarse porque son guiados por el E.S de Dios. Estos se consideran ya elegidos, ungidos, y futuros co-gobernantes de Jesucristo en su reino.

¿Pero qué nos dicen los hechos concretos?

Que el cuerpo gobernante de los “Testigos de Jehová” ha estado dando alimento espiritual podrido y maloliente a sus feligreses, revelando fechas para el Armagedón para 1914, 1925, y 1975 que nunca se cumplieron. Además, sus luces que se prenden y apagan a cada rato, y sus marchas y contramarchas que nunca acaban, sólo nos demuestran que ellos tienen de todo menos de siervos fieles y prudentes.

LA HISTORIA DEL ÉXODO DE MIEMBROS DE LA WATCHTOWER


Pocos saben que hubo un éxodo masivo de Russelistas entre 1925 y 1930. El número que salió es desconocido, pero la asistencia al memorial cayó al menos 80 % (e.g. 1925: 90,434; 1926: 89,278; 1927: (No despachado); 1928: 17,380; Vea Sea hecha Tu Voluntad, 1958, p. 337 y el Anuario de 1958, p. 284—en inglés).

Ese fue el génesis de la doctrina del “remanente” de Rutherford acerca de la clase ungida (cf. 15 julio de 1927 la Atalaya, p. 216; 15 septiembre de 1927 la Atalaya, p. 280; 1 de diciembre de 1927 la Atalaya, p. 355; 15 abril de 1931 la Atalaya, p. 119; 15 noviembre de 1930 la Atalaya, p. 342; 1931 el Anuario, p. 57—en inglés). Él tuvo que sacar de entre manos alguna explicación basada en la Biblia por las serias pérdidas de miembros. Luego los números comenzaron a rebotar durante la Gran Depresión en los inicios de 1930s con nuevos conversos siendo atraídos por el movimiento (la asistencia conmemorativa en 1935 fue 32,795, ver Anuario de 1936, p. 53; La Atalaya del 15 diciembre de 1988, p. 12—en inglés).

Esto presentó una contradicción potencial con su doctrina del “resto” existente, así que él declaró que estos nuevos conversos pertenecían a una clase nueva (los Jonadabs), que aumentaría y se expandiría con la bendición de Jehová mientras la clase “ungida” continuaría decreciendo.

En 1935, la membresía existente de la clase “ungida” fue de manera impresionante sellada con una tapa, aunque los hechos de historia demuestran que un número pequeño de conversos continuó fluyendo para esta clase supuestamente cerrada.

Hubo también un éxodo entre 1975 y 1980. Aunque fue una proporción mucho más pequeña de la membresía global comparada con la situación en 1925-1930 (o sea una disminución de sólo algunos puntos porcentuales, pero dado que hubo también nuevos conversos, el número que salía fue mayor que la disminución). Puesto que los Testigos de Jehová fueron un movimiento vastamente mayor en los inicios de 1970s comparado a los tempranos años 1920’s, es posible que esta fecha fue un tiempo de mayor éxodo.

Debido a la postura ruda de la Atalaya sobre aquellos que son expulsados y para mantener sus familias intactas, muchos testigos que ya no creen los disparates que la Atalaya enseña, tratan a la organización como un club social. Asisten a algunas reuniones y salen en el servicio del campo por un par de horas al mes, y cumplen con lo mínimo para mantener su buena reputación. Dan una apariencia de ser testigos estables para que no sean rechazados por la familia y amigos, cuando en realidad no son testigos en absoluto.

También no podemos descartar a aquellos “Testigos” que se quedan en la organización para mantener sus puestos de autoridad (de “privilegio” como se les llaman) para así llenar un vacío o una frustración personal, dado que en el mundo no son nada o no han logrado el éxito que anhelaban. A esta clase de “Testigos” poco o nada les interesa si las enseñanzas son bíblicas o no, lo único que buscan es sentirse poderosos, respetados y hasta temidos por sus correligionarios. Estos, para mí, son totalmente despreciables y dignos de conmiseración.

http://www.apologista.wordpress.com/


miércoles, 10 de junio de 2009

PORQUE POR LA ESPERANZA DE ISRAEL ESTOY SUJETO CON ESTA CADENA”


“Por Ing°. Mario A Olcese (Apologista)

Un breve Comentario de Hechos 28:15-31

“Los hermanos de esta ciudad, informados de nuestra llegada, nos salieron al encuentro y nos alcanzaron a la altura del “Foro de Apio” y en las “Tres Tabernas”. Pablo, al verlos, dio gracias a Dios y se sintió reconfortado. Cuando llegamos a Roma, recibió autorización para alojarse en una casa particular con un soldado que lo custodiara. Tres días después convocó a los judíos principales, y cuando se reunieron les dijo: “Hermanos, sin haber hecho nada contra el pueblo ni contra las costumbres de nuestros padres, fui arrestado en Jerusalén y puesto en manos de los romanos. Después de interrogarme, quisieron dejarme en libertad, porque no encontraban en mí nada que mereciera la muerte; pero ante la oposición de los judíos, me vi obligado a apelar al Emperador, sin querer por esto acusar en nada a mi pueblo. Por eso he querido verlos y hablarles, ya que a causa de la esperanza de Israel llevo estas cadenas“. Ellos le respondieron: “Nosotros no hemos recibido de Judea ninguna carta referente a ti, y ninguno de los hermanos que vinieron nos han contado nada que te sea desfavorable. Pero ahora quisiéramos oírte exponer lo que piensas, porque sabemos que esta secta encuentra oposición en todas partes”. Entonces fijaron un día para encontrarse con él, y fueron a verlo en mayor número al lugar donde se alojaba. Pablo les habló durante todo el día sobre el Reino de Dios, dándoles toda clase de testimonio y tratando de persuadirlos para que creyeran en Jesucristo, a partir de la Ley de Moisés y de los Profetas. Unos se convencían con sus palabras, pero otros se resistían a creer, y mientras ellos se retiraban sin haberse puesto de acuerdo, Pablo dijo esta sola frase: “Son muy ciertas las palabras que el Espíritu Santo dijo a los padres de ustedes, por medio del profeta Isaías: Ve a decir a este pueblo. Por más que oigan no comprenderán, por más que vean, no conocerán. Porque el corazón de este pueblo se ha endurecido, se taparon los oídos y cerraron los ojos, por temor de que sus ojos vean, que sus oídos oigan, que su corazón comprenda, que se conviertan, y que yo los cure. Sepan entonces que esa salvación de Dios va a ser anunciada a los paganos. Ellos sí que la escucharán”. Pablo vivió dos años enteros por sus propios medios, recibiendo a todos los que querían verlo, proclamando el Reino de Dios, y enseñando con toda libertad y sin encontrar ningún obstáculo, lo concerniente al Señor Jesucristo” (Hechos 28:15-31).

Comentario de Apologista

La plaza o foro de Apio era un pueblo sobre la Vía Apia a 56 kilómetros de Roma, y el lugar llamado Las Tres Tabernas era una aldea 13 kilómetros más adelante hacia la ciudad. Pablo es traído preso a esta ciudad imperial desde Jerusalén y él es recibido por los hermanos, aunque algo temeroso por las posibles malas referencias que de él pudieran ellos haber recibido desde Judea y que motivaron su detención. Sin embargo, el apóstol se siente feliz por el buen recibimiento de sus hermanos, pero deseoso de explicarles y enseñarles a los Judíos, y a todos los interesados no Judíos, la doctrina que venía anunciando en Judea a sus paisanos y que él resumió como LA ESPERANZA DE ISRAEL. Este cometido lo pudo llevar a cabo gracias a que se granjeó el beneplácito de Festo, quien declaró que nada digno de muerte o de cárcel había hecho, y también lo que informara Julio al centurión de su conducta durante el viaje, y que le permitió residir en prisión domiciliaria y no en un centro de reclusión propiamente dicho.

Muchos parecen no entender esta locución “La esperanza de Israel”, creyendo que era una esperanza sólo para los Judíos de que algún día ellos recibieron el favor de Dios, y nada más. Sin embargo, la frase “La esperanza de Israel” tiene una connotación mucho más amplia que el recibimiento dentro de la iglesia de los Judíos que están eventualmente endurecidos, ya que este mismo mensaje es predicado a los gentiles o no Judíos. De modo que la esperanza de Israel de algún modo afectaría a los gentiles de una manera positiva o beneficiosa.

Es interesante notar que en otras dos ocasiones el apóstol Pablo dice que él está sufriendo por la causa Israel, en Hechos 23:6 y Hechos 26:6 encontramos estas declaraciones que nos ayudarán a entender la frase “la esperanza de Israel”. Veamos estos dos textos paulinos:

Hechos 23:6: “Entonces Pablo, notando que una parte era de saduceos y otra de fariseos, alzó la voz en el concilio: Varones hermanos, yo soy fariseo, hijo de fariseo; acerca de la esperanza y de la resurrección de los muertos se me juzga”.

Hechos 26:6: “Y ahora, por la esperanza de la promesa que hizo Dios a nuestros padres soy llamado a juicio”.

Así que comparando estos dos pasajes con el de Hechos 28:20, podemos concluir que la esperanza de Israel para Pablo eran las promesas que Dios había hecho a los padres Abraham, Isaac y Jacob y la resurrección de estos fieles y de todos los que son creyentes. Esas promesas hechas a los padres las podemos encontrar leyendo el libro Génesis (especialmente los cps. 12:14, 13:15 y 15:18), todos referidos a la herencia de una tierra prometida. Y si le agregamos las promesas hechas al padre David, tendremos la esperanza del reino davídico restaurado (1 Sam. 2:10). Esto queda claramente evidenciado cuando Pablo, al convocar a los Judíos desde su prisión domiciliaria en Roma, recibe a sus paisanos y les habla durante todo el día sobre el Reino de Dios, dándoles toda clase de testimonio y tratando de persuadirlos para que creyeran en Jesucristo, a partir de la Ley de Moisés y de los Profetas. Dice así el pasaje: “Y habiéndole señalado un día, vinieron a él muchos a la posada, a los cuales les declaraba y les testificaba el reino de Dios desde la mañana hasta la tarde, persuadiéndoles acerca de Jesús, tanto por la ley de Moisés como por los profetas” (Hechos 28:23).

Sabemos que muchos no creyeron, pero otros Judíos sí, y muchos de los gentiles recibieron con gozo el mensaje. Dice el informe, así: “Pablo empero, quedó dos años enteros en su casa de alquiler, y recibía a todos los que a él venían, predicando el reino de Dios y enseñando lo que es del Señor Jesucristo con toda libertad, sin impedimento.” La expresión, “recibía a todos que a él venían” denota muchos visitantes. En parte eran atraídos éstos por la fama en aumento del predicador preso. Aquí, como por todo el libro de Hechos, se distingue entre predicar y enseñar; lo primero se dirige a los que no han creído, y lo segundo a los creyentes. El que hiciera ambas cosas muestra que las dos clases de oyentes eran atraídas a su alojamiento.

En resumen:

La esperanza que predicaba Pablo a Judíos y gentiles era igual a:

-La Esperanza de Israel.
-La esperanza o promesa hecha a los padres o patriarcas.
-La esperanza de la resurrección.
-La esperanza o evangelio del Reino y todo lo relativo al nombre de Jesucristo, incluyendo su muerte, sepultura y resurrección al tercer día (1 Cor. 15:1-8).

Sin duda este fue el mensaje que Pablo predicaba y que le acarreó persecución, maltratos, prisiones, y el mismo martirio. Acá Pablo predicó un solo evangelio para Judíos y gentiles. Por lo tanto, si bien fue el apóstol de los gentiles, también fue el maestro de los Judíos. Su mensaje era el mismo para ambos grupos, ya que Dios no hace acepción de personas. Además, Pablo fue enfático con los efesios al decirles que solo hay una fe, una esperanza, y un Señor para todos (Efesios 4:4).

Más información sobre la Esperanza del Reino en:

http://www.apologista.wordpress.com/


www.yeshuahamashiaj.org (Inglés y Español)

lunes, 8 de junio de 2009

VENCEDOR: A TI TE DARÉ AUTORIDAD SOBRE LAS NACIONES


“Al que venciere y guardare mis obras hasta el fin, yo le daré autoridad sobre las naciones” (Apo. 3:21).

Por Ingº Mario A Olcese (Apologista)

Una promesa pasada por alto

Una de las promesas que muchos cristianos parecen ignorar es que Jesús prometió que los vencedores, los que guardan sus obras (=los que lo imitan fielmente) hasta el fin, tendrán autoridad sobre las naciones. ¿Se imagina usted eso? ¡Autoridad sobre las naciones! Sí, mis amigos, autoridad, dominio y poder sobre naciones enteras. Pero esto se logrará solamente si el cristiano persevera hasta el fin. No es un dominio para el presente, sino para el futuro, cuando Jesús vuelva y le diga al buen siervo: “… está bien, buen siervo; por cuanto en lo poco has sido fiel, tendrás autoridad sobre diez ciudades (Lucas 19:17).

Qué maravilloso es saber que Jesús nos ha llamado para ser parte de su gabinete gubernamental, por decirlo de alguna manera. El está llamando a hombres probos, de rectitud absoluta, para que demuestren durante su ausencia, aptitud e idoneidad para los más altos cargos de su gobierno, y así se conviertan en sus co-restauradores de la nueva sociedad que él va a implantar en el mundo cuando regrese por segunda vez.

La Iglesia como partido teocráctico

Estamos llamados a tomar parte del futuro gobierno de Cristo, un gobierno que estará conformado por su cuerpo ejecutivo o iglesia. Es el partido de Cristo, el partido de los príncipes del reino mesiánico, los que se han separado del mundo para integrarse al cuerpo gobernante del reino de Cristo, los que han optado por la santidad de vida, haciendo así la voluntad de Dios. Estos ejecutivos del reino han nacido de nuevo por el bautismo, y han recibido el Espíritu Santo de Dios para convertirse en Hijos de Dios y hermanos de Jesús. Son los que han recibido el ungimiento por el Espíritu, los que viven siguiendo las pisadas y mandamientos del Señor. Estos son los que se sentarán con el Señor en su reino, aquellos que recibirán el reino por heredad (Mateo 25:31,34). Estos príncipes se sentarán en la mesa del banquete mesiánico para celebrar la restauración del reino de Dios en la tierra, y beberán y comerán con Cristo en su reino.

La Esperanza pospuesta para el Reino mesiánico

Los primeros cristianos esperaban que el mismo Jesús implantara inmediatamente en la tierra su gobierno mesiánico. Esta expectativa se deja notar cuando los apóstoles le preguntaron instantes antes de partir al cielo, lo siguiente: “Señor, ¿restaurarás el reino a Israel en este tiempo? Y Jesús simplemente les dijo: “No os toca a vosotros saber los tiempos o las sazones que Dios puso en su sola potestad…” (Hechos 1:6,7). Evidentemente el tiempo para tal anhelada restauración sólo lo sabía el Padre, y ninguno más.

Algunos cristianos de Corinto, vehementes por ver el reino en acción creían equivocadamente que ya eran reyes coronados en plena función autoritativa en el mundo. Esto lo leemos en 1 Corintios 4:8, donde Pablo irónicamente les dice: “Ya estáis saciados, ya estáis ricos, sin nosotros reináis. ¡Y ojalá reinaseis, para que nosotros reinásemos también juntamente con vosotros!”. Básicamente Pablo rechazó cualquier posibilidad de reinar sin Cristo y sin los apóstoles en este mundo impío, por más que se viva hoy saciado, libre, y en riqueza material. El Reino de Cristo no es para esta era en decadencia sino para la venidera de justicia.

Por otro lado, los zelotes, que no eran seguidores de Jesús, y que eran Judíos radicales y revoltosos, buscaron restaurar el reino antiguo de David por las armas pero sin lograrlo. La última revuelta de los zelotes en Masada resultó ser el paradigma del fracaso Judío por restaurar el reino mesiánico por la fuerza y por la voluntad humana.

El cuerpo de Cristo es su iglesia

Hoy, la mayoría de las iglesias, cualquiera sea su denominación, concuerdan que para ser miembros del cuerpo de Cristo es necesario “nacer de nuevo” por el bautismo. No se puede ser parte del cuerpo de Cristo sin este llamado “sacramento”. En Hechos 2:38-47, leemos que los que se bautizaron fueron añadidos a la iglesia de Cristo de manera automática. Ellos eran los nuevos hijos de Dios (adoptivos) que junto con Cristo heredarían las promesas. Los primeros discípulos de Cristo (los apóstoles) esperaban recibir el reino al igual que los demás Judíos que se convirtieron por la predicación de Jesús y sus apóstoles, especialmente de Pedro y Pablo. Jesús les dijo a estos Judíos (apóstoles y demás Judíos creyentes) que “a vuestro Padre os ha placido daros el reino” (Lucas 12:32). Estos, los que recibieron a Cristo, se convirtieron en hijos de Dios, pero aquellos paisanos suyos que lo rechazaron, dejaron de ser los “hijos del reino” y entonces sus puestos vendrían a ser ocupados por los gentiles fieles de las naciones (Juan 1:11,12). Esta primera manada es comparativamente más pequeña que la gran manada o grande muchedumbre compuesta de millones de salvos que vendrían de las naciones para unirse al primer rebaño y ser así UN solo rebaño con UN solo Pastor. Todos estos salvos que son miembros del cuerpo de Cristo, e hijos adoptivos de Dios, e hijos de Abraham por la fe, serán los ejecutivos del reino, gozando de autoridad, poder y gloria con Cristo sobre las naciones aún no conversas, pero en proceso de reeducación e re instrucción durante el milenio.

El profeta Daniel ve este panorama milenario en Daniel 7:13,14, 18 y 27, y dice: “Miraba yo en la visión de la noche, y he aquí con las nubes del cielo venía uno como un hijo de hombre, que vino hasta el Anciano de días, y le hicieron acercarse delante de él. Y le fue dado dominio, gloria y reino, para que todos los pueblos, naciones y lenguas le sirvieran; su dominio es dominio eterno, que nunca pasará, y su reino uno que no será destruido. Después recibirán el reino los santos del Altísimo, y poseerán el reino hasta el siglo, eternamente y para siempre. Y que el reino, y el dominio y la majestad de los reinos debajo de todo el cielo, sea dado al pueblo de los santos del Altísimo, cuyo reino es reino eterno, y todos los dominios le servirán y obedecerán”.

Sin duda estos “santos del Altísimo” son los miembros de la iglesia de Cristo, su cuerpo místico de salvos, pues dice la Escritura de la Iglesia, así: “Maridos, amad a vuestras mujeres, así como Cristo amó a la iglesia, y se entregó a sí mismo por ella, para santificarla, habiéndola purificado en el lavamiento del agua (bautismo) por la palabra (el evangelio), a fin de presentársela a sí mismo, una iglesia gloriosa, que no tuviese mancha ni arruga ni cosa semejante, sino que fuese santa y sin mancha” (Efesios 5:25-27)

La Tarea de la iglesia hasta la venida del Rey

Mientras tanto, la iglesia deberá seguir reclutando nuevos miembros para el reino de Cristo, el cual se establecerá en su segunda venida en gloria (Mateo 25:31,349. El evangelio que deberá ser predicado es el Reino de Dios, como testimonio a todas las naciones, y entonces vendrá el fin (Mateo 24:14). Y todos los creyentes deberán pedir y buscar el reino de Dios con insistencia o perseverancia (Mateo 6:10,33). Ninguno que pone la mano en el arado y mira hacia atrás es apto para el reino. Es decir, debemos enfocarnos en el tema del reino, predicarlo, sentirlo y vivirlo, sin mirar atrás, sin retroceder, sin vacilar (Lucas 9:60,62).

El premio: nuestra corona de gloria

Después de haber cumplido con la gran comisión de manera leal y perseverante, el Señor procederá a darnos nuestras coronas de gloria cuando regrese en toda su majestad. Dice la Escritura, así: “Y cuando aparezca el Príncipe de los pastores, vosotros recibiréis la corona incorruptible de gloria” (1 Pedro 5:4).

Hermanos míos, aquí hay una promesa muy clara, y esa es nuestra coronación para tener vida eterna en el reino de Cristo. Es la corona que corresponde a un victorioso, a uno que será rey del reino de Cristo. Y entonces se cumplirá lo dicho por Jesús: “… está bien, buen siervo; por cuanto en lo poco has sido fiel, tendrás autoridad sobre diez ciudades (Lucas 19:17).

Mi lista de blogs

Mi lista de blogs